LOS CAMAREROS

            LOS CAMAREROS.

 

CAMAREROS-LOS-WEBDurante los primeros meses de esta enfermedad, tristemente, de moda, se nos dio a muchas criaturas humanas la idea inducida de salir a aplaudir a los sanitarios. Entonces no lo sabíamos, puede que ellos tampoco, los de primera línea, que otros colegas suyos, estaban, como la mayoría de los ministros desaparecidos.

El caso es que luego hubo iniciativas de poner el foco del mérito en otros colectivos, a saber: transportistas, agentes del orden de todos los cuerpos, cajeras y empleados de los súper y mini mercados, tiendas de alimentación, agricultores, ganaderos, pescadores, taquilleras del metro y si me dejo alguno, no vean mala idea, sino olvido imperdonable. A este escribidor, le gustó especialmente cuando algunos se acordaron de las señoras de la limpieza y limpiadores en general. También hubo gente bienintencionada que sin pertenecer a estos colectivos laureados o aun perteneciendo, se les dio por hacer su personal voluntariado ayudando en lo que creían útil. Para todos ellos mi reconocimiento, que por otra parte no precisan.

Diez meses han pasado en que algo se ha aprendido, mucho no se ha querido aprender, mucho más se ha atropellado. Ahora viene el tópico y frase recurrente, que no podíamos dejar de emplear y empleamos: Podemos ver las cosas con cierta perspectiva.

Mi perspectiva, como geómetra, razonablemente entrenado, me hace poner el foco, como punto de fuga al que todos los rayos convergen, en los camareros. En gente de la hostelería, sí, pero especialmente en los camareros. En los empresarios hosteleros, sí, pero especialmente en los camareros; muchos de ellos lo son a su vez. En todos los oficios: cocineros, pinches, friegaplatos… en todos ellos, pero especialmente en los camareros.

Son el único colectivo en mantener durante toda su larga jornada laboral la mascarilla. Me dirán, eso es inexacto, señor escribidor. Si lo dejamos ahí, es inexacto, pero es que aún no concluido la frase. Lo hago ahora, recomenzando. Es el único colectivo que manteniendo durante toda su larga jornada laboral la mascarilla, todo el que ante ellos llega, para gozar de sus atenciones, su primer acto reflejo, es quitarse la mascarilla y respirarles a la cara. Incluso esos médicos que intentan diagnosticarte por teléfono. Esto, así expresado, parece exagerado, pero piénsenlo un poquito, Puede que el juicio no sea tan temerario.

La hostelería, siendo un espacio creado a priori para el placer de sus parroquianos, podría parecer una actividad un tanto libertina, relajada, golfa… Sin embargo, ha demostrado ser un sector muy profesional y muy disciplinado. Además, un colectivo que a pesar de las muchas cortapisas que se les impone, quiere seguir trabajando. El agravio comparativo con quienes teniendo el sueldo asegurado, utilizan la enfermedad en boga como excusa para escabullirse de sus funciones es demoledor.

Se les dice, hay que poner pantallas protectoras y las ponen. Sólo se puede consumir en terraza y lo cumplen. Ahora no se puede fumar en su terraza, pero sí un metro más allá y ejercen de policías. Ahora pueden consumir en mesa y no en barra; lo cumplen. Ahora en mesas, sólo el 70 por ciento y lo hacen. Después el treinta; pues el treinta. Hay que cerrar máximo a las 12, pues hala a cerrar. No, ahora a las cinco, pues venga hasta las cinco. A mí no me prohíbes abrir, pero me obligas a cerrar dos horas antes de que empiece mi especialidad, luego me dejas, que bondadoso, que sea yo quien decida no abrir. Pues me condenas a la pobreza, a la miseria. Me impides que el que trabaja en un polígono hasta las diez de la noche, pueda venir a mi local a tomar una meriendita, pero si puede comprarla en la gran superficie que está al lado.

Gestores de Pandemia que, bajo la bandera de la salud pública, como si ese fuera su objetivo, en cuanto sube el índice de contagios, tienen como prioridad restringir, apretar, extorsionar, en definitiva, no dejar trabajar a quien teniendo ganas, posibilidades y mercado potencial lo haría.

Medidas arbitrarias, prohibiciones que sólo causan dolor humillación y pobreza.

Este escribidor pregunta a los cameros. ¿Conocéis algún compañero de profesión que se haya contagiado?

El último a quién se lo pregunté, tras una buena comida en una mesa aislada a muchos metros de la más próxima, viendo, a través de la vidriera comensales, pocos, con vocación de pingüinos en la terraza a tres grados positivos, me respondió: A ninguno, pero jefes, que no atienden a los clientes, muchos.

Recientemente, los bares, ante el poco margen de negocio, siguiendo el ejemplo de las eléctricas, han subido sus precios. Los gestores de pandemia están consiguiendo, poco a poco, que los bares, tan populares, vayan convirtiéndose en espacios de lujo, como en muchos países de la llamada Europa próspera, en que tomarse una gaseosa cueste un potosí.

El español medio es capaz, en muchos casos, de perdonar a sus políticos que les roben, que les mientan, que formen gobierno aquellos que no están legitimados por los votos para hacerlo, pero sí por truculentos pactos y otras tropelías más que sería largo enumerar.

Pero no tolerarán que los dejen sin bares. Aviso para navegantes.

 

El Morocho del Abasto.

LA MANSEDUMBRE II

LA MANSEDUMBRE II

 

EL-ARBOL-VIGOROSO-WEBRestricciones que sólo amedrentan a la población. Sigo asombrándome de nuestra infinita mansedumbre. Pero ésta, siempre es previa a los estallidos, a las revueltas. Nos imponen unas restricciones añadidas a las ya flagrantes. Es la caída del estado de derecho. Condenar a la miseria a numerosos colectivos. Es una versión moderna, más amable en apariencia, del exterminio de clases.

Cerrar la hostelería a las 17h, no significa que los bares reduzcan la jornada. Significa que los restaurantes pierdan el turno de las cenas. Significa que muchos negocios hosteleros no pueden abrir, pues la idiosincrasia de su actividad es esa; la de una horquilla horaria diferente; es una especialización. Condenar el servicio en barra, es destruir otra especialización. Todo en nombre de la enfermedad de moda. Todo un pretexto por la salud.

No se pueden poner puertas al campo. Comprendo que, al principio, se diera palos de ciego, no se tenía experiencia y se decretara un confinamiento.

Este. sin embargo, ha demostrado ser arbitrario e ineficaz.

La población tiene que hacer su vida, atender a sus negocios, acudir a su trabajo. Pero también, con medidas de seguridad y ciertas limitaciones de aforo, no digo que no, acudir a los espectáculos, a los espacios culturales, en fin, a tomarse una gaseosa con algunos amigos. Se decretan cosas tan absurdas como cerrar los parques infantiles y suspender los mercados al aire libre. Precisamente, dos de las actividades más seguras.

Y llama la atención que no se les haya ocurrido dos cosas elementales: Reforzar la sanidad y que precisamente ese servicio se dé. Que la asistencia primaria, en efecto lo sea y se atienda presencialmente. Que los procesos, terapias, tratamientos, que las personas necesitan para su salud y para su supervivencia, se sigan practicando.

Un porcentaje elevadísimo de gente que muere bajo el signo del Coronavirus, en verdad lo es porque se abandona la atención que esas personas necesitan. ¿Cuantas muertes achacadas al Coronavirus en puridad lo son por falta de atención?

¿Por qué se posponen operaciones programadas? ¿Por qué no se presta el servicio asistencial a que el ciudadano tiene derecho? ¿Por qué se hace esperar a los pacientes ancianos en la calle, en bipedestación, al frío del invierno en la puerta de los ambulatorios? ¿Por qué todas las administraciones, todas, han reducido, cuando no suprimido la atención al ciudadano?

Si alguien todavía piensa que estamos en un estado de derecho, democrático, en que se goza de libertades, es que es un iluso.

Yo lo he sido muchos años. La venda se me ha caído.

Buenas noches.

El Morocho del Abasto.

 

LA MANSEDUMBRE

LA MANSEDUMBRE.

Parked lorries on the outskirts of Ashford, amid the coronavirus disease (COVID-19) outbreakLa verdad es que somos mansos. Nos dan un toque de queda de tiempos de guerra: prohibido salir más allá de la medianoche y lo cumplimos. Nadie se revuelve. No se comparte la medida arbitraria, pero se acata. Pero los buenos ciudadanos, los policías de balcón y visillo quieren más. Remueven, instigan y piden, patalean. Los reyezuelos de los Reinos de Taifas periféricos se hacen eco y aprietan más. Cada uno a su estilo, claro. Cada uno dejando su impronta. El nuestro reduce el toque de queda a las 23 horas. Todos acatamos. Nadie protesta.

Los teatros, los que se atreven aún a programar adelantan sus funciones a las ocho de la tarde. Es invierno y es de noche, menos mal. Los espectadores están esponjados; uno sí, otro no. Aforo limitado al 70, al 50 o al 30 por ciento, según la autoridad invente o esté de humor. El espectador, los espectadores con máscaras de carnaval, respirando con dificultad, pero aún agradecidos a que les permitan este esparcimiento controlado. Los actores actúan, los empresarios abren. Quizás ni los unos ni los otros ganen, pero al menos tendrán para pagar una parte de sus impuestos. Éstos no se han reducido al 70, al 50 o al 30%.

¿Vamos a cenar tras la función, cariño? —Sí sí, sí, pero démonos prisa, que ya son las 22horas.

—Lo siento, señores; no tengo mesa disponible. ¿Si quieren una fuera?

—No Pepito, ya sabes que soy friolera; no lo voy a disfrutar. Caminemos por Valencia, como cuando éramos juveniles.

Todo el mundo se apresura; más que paseo es una carrera.

—Las 22,59; ya estamos en nuestro zaguán querida. Por los pelos.

Debido a la incidencia de los contagios, la municipalidad, sempiterna centinela de la seguridad de los ciudadanos, para protegerlos, suspende cautelarmente la actividad de los mercaditos semanales en la calle. Es la actividad comercial más segura, pero nos da igual; es por vuestra seguridad.

En cuanto a los bares y restaurantes con opción a terraza, en prueba de bondad y como excusa para poder seguir cobrando el impuesto de ocupación de vía pública, les vamos a permitir seguir montando las mismas mesas, pero esponjándolas, para lo cual les permitiremos hacer, lo que hasta ahora sólo podían hacer los falleros, esto es; ocupar la calzada, secuestrando plazas de aparcamiento por el bien de todos. Aquellos que no tengan opción a terraza, da igual; tampoco les vamos a dejar que atiendan en barra, pero no les vamos a cerrar el negocio. El que lo haga, será porque no es solidario y no entiende el sacrificio que todos hacemos.

Los locales de ocio nocturno, en prueba de nuestra infinita misericordia podrán abrir durante el día y servir little cups of café con leche with fantastic croissants. De este modo, los jóvenes noctámbulos no tendrán locales a su disposición en los que disfrutar con garantías. Así, montarán sus botellones nocturnos y podremos cargar en contra de esta juventud irresponsable que sólo piensa en sí misma.

En justa reciprocidad y para evitar males mayores, la atención primaria será telefónica. La ciudadanía ya es madura y sabe expresar con precisión sus síntomas y ante dudas puntuales que pudiera haber, a saber; testículos inflamados, siempre podrán enviar un reportaje fotográfico de los mismos. Para eso está la tecnología ¿no? No todo va a ser chatear con los amigos.

Se perseguirán especialmente los besos, los abrazos y aún las relaciones sexuales, incluso entre convivientes. La Iglesia ha levantado mucho el pie y ha de ser la sociedad civil la que vele contra tales excesos.

Noticia de última hora: Más de 3000 camioneros patrios han sido distinguidos en la frontera franco británica con pruebas PCR gratuitas. No se lo creerán, pero algunos incluso protestan, total por llegar unos días tarde a sus hogares. Oigan; todos los años hay Navidad. País de ingratos.

JULIETTE GRéCO. LA DAME DE SAINT GERMAIN.

Juliette Gréco. La Dame de Saint Germain.

 

JULIETTE-GRECO-CHANTE-webTendre et dure histoire, comme il y en a d’autres : Une fille arrive seule à Paris ayant pour tout bagage un billet de train et une adresse. Par ces choses de la vie, suivant des cours d’art, elle côtoie d’autre jeunes fous comme elle lesquels, dans une cave voutée à Saint Germain-des-Près, dansaient, faisaient de la musique et parlaient philosophie. Jean Paul Sartre, malgré ses dioptries, la remarqua et fit d’elle la muse de leur groupe : les existentialistes. Il l’encouragea à se dédier à la chanson, mais comme elle répondit que ce qu’elle écoutait à la radio ne lui plaisait pas, Sartre lui fournit quelques paroles, la nuit des manteaux blancs. Un ami compositeur écrivit la musique. Et comme ça, tout simplement elle débuta à Saint Germain.

Muse des Existentialistes, Muse de Saint Germain des-Prés, icône de la Chanson, icône de France, la Diseuse des Poètes, la Dame en Noir ; tous ces épithètes pillées de ci et de là lui sont accordés ; elle les acceptait tout simplement, mais intimement, peut-être, elle s’en moquait un peu.

C’était son caractère à ce que l’on dit : L’humour, son sens d’humour. Sens d’humour nécessaire pour la séduction.

Séductrice à la voix profonde, chaude et sensuelle, maigre ; toujours vêtue pour tuer, en noir, ça va de soi ; bien serré, ce qui élongeait sa silhouette. Elle est restée dans l’imaginaire, dame d’une élégante liberté.

Quand elle ne comptait que 22 ans, un certain Miles Davis, 23, noir, vigoureux, l’on imagine ; le magicien de la trompète, est arrivé à Paris pour se produire dans un festival de Jazz. Coup de foudre, mutuelle admiration ? Les deux choses et plus. Possédés d’une passion incendiaire, ils commencent à brûler le tout Paris, notamment la Rive Gauche. De leurs folies, ont eu raison l’encre des folliculaires en mettant, quelle ironie, noir sur blanc, leur joie de vivre.

Outre que Sartre, au début, elle a chanté Prévert, les feuilles mortes ; Léo Ferre´, Paris canaille, jolie môme ; Boris Vian, le déserteur ; Brassens, chanson pour l’Auvernat ; Brel, tout un album à l’entier et d’autres.

Faut-il détacher, certainement, son premier tube, la Javanaise de Serge Gainsbourg, l’enfant terrible de la Chanson, noyé dans ses propres vices, qui raconte une histoire d’amour qui a duré le temps d’une chanson, le temps qu’elle dansait la Javanaise.

Pour ceux qui ne l’ont pas connue, la Gréco, n’y cherchez pas une grande voix ; en fait, ce n’est pas commun chez les fondateurs de la Chanson des grandes voix. Exception faite d’Édith Piaf à la voix vibrante, mais sauvage, sans éduquer ; Aznavour au timbre bizarre ; Jacques Brel et son accent qui sentait la morue et les gars du nord et, notamment, Gilbert Bécaud, le mâle de la Chanson ; cela licence de cet écrivassier.

Mais le talent des autres, c’est, munis de leurs humbles voix, défendre d’une énorme dignité ces chansons devenues bande sonore de plusieurs vies.

Revenant à Juliette, elle a tourné plusieurs films en France et à Hollywood, mais c’est dans la Chanson, dont elle a perduré pendant presque 70 ans, jusqu’à son tour des adieux de la scène, intitulé Merci, durant 2015 et 2016.

Après, la maladie et le silence. Installée depuis longtemps à Ramatuelle, dans le Midi, sur la côte, près de Saint-Tropez ; c’est un lieu commun, la Méditerranée chez les vieux chanteurs ; Paris ne fait pas bon, pour les vieux os.

Une longue vie à s’en souvenir, car elle, femme à la mémoire prodigieuse, peut-être, se souvenait-elle de ses mariages. Le premier, le bel acteur, Philippe Lemaire, père de son unique enfant, une fille, décédée quelques ans avant. Puis Michel Piccoli, l’acteur fétiche de la Nouvelle Vague qui a, non plus fonctionné. Dans un entracte parmi le deuxième et le troisième mariage, un producteur de Hollywood à oublier, car le magnat ne possédait point la sensibilité qu’elle mettait avant le sexe. Le dernier mari, le partenaire de son âge mûr et de vieillesse, 30 ans partagés avec le pianiste Gérard Jouannest, celui qui accompagnait d’habitude Jacques Brel.

Chansons de grands auteurs el grands poètes ; cet écrivassier, néanmoins garde une affection pour deux chansons qu’on dirait coquines, voire licencieuses : Qu’on est bien dans les bras d’une personne du sexe opposé, Déshabillez-moi.

Juliette Gréco née à Montpellier de 7 février 1927 vient de mourir le 23 septembre 2020 à Ramatuelle ; elle n’avait que 93 ans. Avec elle, rien ne va plus, s’en va la dernière survivante de la Chanson. Le jeune Aznavour, 94 l’a précédé en 2018-

La Chanson est morte, vive la Chanson !

 

Manuel de Français.

DóNDE VAS CON MANTÓN DE MANILA.

     La_Verbena_de_la_Paloma_cartel1894  DóNDE VAS CON MANTÓN DE MANILA.

 

De entre las coplillas de la zarzuela de La Verbena de la Paloma, la más célebre y, que sin duda cantaron nuestras madres, nuestras abuelas y aún nuestras bisabuelas pudieron haberlo hecho, destaca con fuerza aquello de:

¿Dónde vas con mantón de manila?
¿Dónde vas con vestido chinés?
A lucirme y a ver la verbena,
y a meterme en la cama después.

Este escribidor, pensaba erróneamente, como luego ha comprobado que, esa letrilla estaba inspirada, si no tomada directamente y alterada de la letra de un tango. Del tango, nos ocuparemos a continuación, pero, según la Santa Wikipedia, la Verbena de la Paloma, se estrenó, por primera vez, el 17 de febrero de 1894 en el Teatro Apolo de Madrid, según libreto de don Ricardo de la Vega y música, nada menos que de don Tomás Bretón.

Adiós pues, a la teoría tanguística de quien estas letras les escribe, pues si bien el tango, como género musical tiene sus primeros balbuceos a finales del siglo XIX, es un género absolutamente urbano y del primer tercio, casi mitad del siglo XX, y no es hasta 1917 en que se graba el que es considerado el primer tango-canción, Mi Noche Triste, según una melodía de Samuel Castriota de 1916 y más tarde, se le adjuntó una letra del gran Pascual Contursi y estrenado con la voz de Carlos Gardel. No es objeto de esta publicación tratar de este primer tango canción que tuvo una génesis mucho más complicada de lo que aquí se ha relatado de forma sucinta, bastará, para el tema que nos ocupa decir que, la Verbena de la Paloma no pudo beber de las fuentes del tango, antes al contrario, quizás el tango, que aún no hemos mencionado, pudo tener una influencia en la letra de la célebre Zarzuela.

Para los no familiarizados con la cultura tanguera, diremos, que el tango nació en Buenos Aires, en la ribera bonaerense del Río de la Plata, con rápido eco en la otra orilla, esto es, Montevideo y fue, en sus comienzos y durante casi dos décadas, meramente instrumental pensado para el baile.

Este ritmo nacido, no en un barrio concreto, contrariamente a lo que se piensa, no fue exclusivamente en el barrio de la Boca, pero sí en el suburbio, en los suburbios de la gran metrópoli que se estaba formando por la adición de almas procedentes, principalmente de Europa, de todos los países que allá enviaban a los desheredados de la fortuna. Sobre todo, hombres. Casi exclusivamente hombres. La mujer, en desventaja numérica, sin embargo, tenía el favor de escoger. Pero bueno, en otro escrito, trataremos de la génesis del tango.

Para lo que nos ocupa, añadiremos que cuando el tango, nacido entre otros lugares en los prostíbulos, fue, poco a poco, provisto de letras procaces, acaso soeces, nació el sentimiento de dignificarlo con letras más elaboradas, poéticas, pero sin edulcoramiento, que narrasen la realidad de los que se entregaban a él en cuerpo y alma. Era frecuente que un mismo ritmo, funcionara con distintas letras, del mismo modo que una letra, más o menos improvisada, fuera aplicada a distintas melodías.

Hubo, por consiguiente, una demanda de letras que acompañaran a una determinad melodía y que se identificara tan sólo con ella. Como ocurre, desde entonces, a nuestros días: letra y música van parejas y de la mano e identifican una canción.

Surgieron así los poetas del tango, que no arribaron como un maná caído del cielo, antes al contrario, eran gentes de letras, poetas, autores teatrales, escritores que se sintieron atraídos por el fenómeno tanguero y a él aportaron sus joyas literarias.

Los poetas del tango, eran gente instruida que habían leído a los poetas simbolistas franceses: Baudelaire, Rimbaud, Paul Valéry, etcétera, por lo tanto, no fueron poetas coloristas, pues la atmósfera del suburbio bonaerense no invitaba a ello, por lo tanto, como sus homónimos franceses fueron poetas del matiz, de toda la gama doliente del gris…

Entre todos aquellos intercambios, humanos, culturales, musicales, de miseria y quizás alegría, quien sabe si a un tal Francisco García Giménez Buenos Aires, 1899 – Buenos Aires, 1983), poeta, letrista y comediógrafo, no le llegara, de alguna manera, el libreto de la Verbena de la Paloma y en él se inspirara para su tango Carnaval, 1927 con música de Anselmo Aieta y que Gardel, el Mago del Tango cantara la siguiente estrofa:

 

¿Dónde vas con mantón de Manila?
¿Dónde vas con tan lindo disfraz?
Nada menos que a un baile lujoso
Donde cuesta la entrada un platal
¡Qué progresos has hecho, pebeta!
Te cambiaste por seda el percal
Disfrazada de rica estás papa
Lo mejor que yo vi en Carnaval.

carnaval1La_Verbena_de_la_Paloma_cartel1894

Sea como fuere, tanto para el autor y la heroína de la Verbena de la Paloma, como para la Pebeta del tango de García Giménez, el mantón de manila era una prenda de prestigio, de elegancia y de ascenso social. El tango, siempre más crudo, da idea de cómo su heroína consigue ese ascenso social.

En homenaje a Amparín.

El Morocho del Abasto.

¿QUÉ ES EL SENTIDO COMÚN?

¿QUÉ ES EL SENTIDO COMÚN?

 

¿Qué es el sentido común? No sabiendo responder a ello, sin embargo, a veces cae por su propio peso. Una norma que atenta contra él, a veces, digo otra vez, se revoca, se diluye; cae en el olvido. Pero casi nunca lo es por conciencia; porque se haya reconocido el error, No. A menudo se corrige, por el simple hecho de que mantenerse en el empecinamiento es muy caro.
Se ha levantado la obligatoriedad de usar guantes en supermercados. ¿Por qué? ¿Porque andaban escasos, porque eran caros?

Bienvenida sea esta corrección aunque haya sido por aburrimiento.
Toneladas de vertidos se evitarán. El medio ambiente y la salud dermatológica lo agradecerán.

O quizás, este levantamiento ¿sea porque el virus de la duda no se ha hallado entre sus productos, en sus estupendos anaqueles? Se han hecho análisis de productos elegidos al azar. No se ha detectado. Si es así, quizás, en aras de la tan cacareada transparencia, debiera de decirse. El miedo, entre la población es grande. No sé, si mantenerla en el miedo es rentable. Pero la preocupación, el cuidado, debiera de acotarse. Es muy extendida, entre gran parte de la población, la idea, de que el virus está en el ambiente, en la atmósfera. De ahí, la obligatoriedad de las mascarillas. Esa es una creencia.

Presentamos, a continuación, la dotación ofrecida a un empleado de una empresa, más o menos pública, para el ejercicio de su trabajo en un mes. Y no es personal sanitario.

PLASTIC-web

El Estado, las Autoridades, ante fenómenos extraordinarios como el que nos ocupa, piensa por nosotros. Dicta normas, pues no cree en el sentido común de sus administrados y aún menos en la responsabilidad del ciudadano, del votante, del sujeto llamado pasivo por la hacienda pública y crea el castigo y la multa para quien no siga las normas que los probos gobernantes han diseñado.

Pero, al final, es la responsabilidad individual la que resuelve o agrava el problema. Solo la responsabilidad personal es capaz de gestionar, para bien o para mal el problema que la administración transfiere al administrado, suministrando todo este arsenal plástico. Probablemente, ni se lo haya planteado. Pero el resumen es el siguiente: Yo le entrego todo este material altamente nocivo para el medio ambiente, pero cuidese usted, muy mucho, de contaminar.
Las mascarillas aún siguen siendo recomendadas y obligatorias en determinados casos. Mientras dure la situación, por favor, no las tiren al suelo. Por cierto, ¿sabemos cómo reciclarlas?

 

Jean le Désosé.

¿CON QUé PERSONAJE HISTÓRICO DE TODOS LOS TIEMPOS TE GUSTARÍA COMPARTIR UNA CENA?

¿CON QUé PERSONAJE HISTÓRICO DE TODOS LOS TIEMPOS TE GUSTARÍA COMPARTIR UNA CENA?

LA-CENA-web1. Introducción.

Esa fue la pregunta. La justificación esgrimida para abordar a la gente, en principio entre los contactos de un servidor, consistió en decir que se trataba de un estudio sociológico, de andar por casa. Insisto en esta afirmación: de andar por casa. No sabemos si el muestreo es suficiente, por supuesto que no es diverso, pues la mayoría se ubica en la ciudad de Valencia y en la comarca de L’horta Nord de Valencia.

La redacción de la pregunta tiene gran importancia del mismo modo que la tiene la de una convocatoria de referéndum. Si compartir una cena hubiera sido trastocado por compartir una noche, seguramente el enfoque hubiera cambiado, para la mayoría. También el momento en que se lanza la pregunta tiene su influencia en las respuestas. Ésta fue realizada en cuatro turnos, que denominaremos, en aras de la claridad: A, B, C y D. Siendo los cuatro, momentos de mucha tensión social.

2. Consulta y Participación.

A. El ocho de Marzo, día de la Mujer y de sus multitudinarias manifestaciones. Resultó ser domingo, con lo que no hubo que soportar huelgas arbitrarias. Se hablaba ya de la epidemia del Coronavirus, todavía no pandemia. La pregunta fue lanzada, vía whatsapp, sin previo aviso a 136 personas. Respondieron 37, la mayoría al instante y el resto en un goteo durante los siguientes días.

B. En días posteriores, cuando todavía no se había declarado el estado de alerta, se hizo la pregunta directa, de tú a tú, a estudiantes y recién licenciados. Respondieron 8 de 8.

C. En pleno estado de alerta, se preguntó, también directamente a trabajadores de los que tenían más que la libertad, la obligación de acudir, presencialmente, a su trabajo. Respondieron 10 de 10.

D. También en pleno estado de alerta, se hizo otro lanzamiento, vía whatsapp de la misma pregunta, a los miembros de una asociación cultural sin ánimo de lucro con fuerte vinculación con Burjassot. Cabe destacar que como miembros de esta asociación consideramos a todos los que están inscritos en dicho grupo de whatsapp, independientemente de su vinculación. De los 134 miembros, respondieron 13. Uno de ellos ya respondió y está registrado en el apartado A, por lo tanto, de este grupo contabilizamos 12.

Resumiendo, los datos de consulta y participación. La pregunta fue lanzada en 4 fases entre los días 8 y 18 de marzo de 2020. Fueron convocadas 288 personas, de las cuales respondieron 67. Ello no arroja un 23,26% de participación.

3. Circunstancias de los Participantes.

De entre los 67 participantes, 26 fueron mujeres (39%) y 41 hombres (61%). Que nadie busque la paridad en manifestaciones espontáneas.

De entre las mujeres respondieron: jóvenes entre 20 y 30 años, 5; entre 30 y 40 años, 1; entre 40 y 50, 4; entre 50 y 60, 10; entre 60 y 70, 3 y por último, edad indeterminada (no aportaron el dato) 3.

De entre los hombres: niños, 2; jóvenes entre 20 y 30 años, 7; entre 30 y 40 años, 4; entre 40 y 50, 9; entre 50 y 60, 5; entre 60 y 70, 7; mayores de 70, 3 y por último, edad indeterminada (no aportaron el dato) 4.

Por nivel académico tenemos: Estudios primarios,3; Graduado Escolar, 3; Bachilleres, 10; Formación Profesional o Grados Superiores, 8; Universitarios, entre estudiantes y Diplomados, 36, sin determinar (no respondieron), 7

4. Los Campos.

Tras una breve reflexión, desistimos de una clasificación minuciosa por profesiones, pues ello daría una enumeración, extensa, habida cuenta que algunos de los personajes elegidos acumulan dos o más habilidades en su currículum. Decidimos hacer una clasificación por campos. Éstos son los que siguen: Artes y espectáculos, 24; Ciencia, 6; Deportes, 3; Filosofía y Pensamiento, 10; Milicia, 4; Política, 12, Visionarios, 4. Por último hubo 4 respuestas nulas: no sabe, no contesta, 3; personaje de ficción, 1.

Resumen, 63 Respuestas válidas, 4 no computables

5. Los Personajes.

Como se ha dicho al principio de este estudio, el primer turno de esta encuesta, fue realizado el 8 de marzo, día Internacional de La Mujer. Cabría pensar, que esta fecha podría condicionar las respuestas. Con todo, el número de votos a personajes femeninos ha sido muy reducido, 9 (14%) frente a 54 masculinos (86%). Las 24 mujeres encuestadas con respuesta válida, votaron a 6 personajes femeninos 25% frente a 18 personajes masculinos 75%. Por su parte, los 39 hombres encuestados con respuesta válida, votaron a 3 personajes femeninos (8%) frente a 36 personajes masculinos (92%).

Presentamos a continuación, la tabla de las votaciones.

PERSONAJES HISTORICOS-MATRIZ_Página_1

PERSONAJES HISTORICOS-MATRIZ_Página_2

6. Códigos, Claves o Leyendas.

Para mejor comprensión de la tabla, aclaramos lo siguiente

H                     Hombre

M                     Mujer

Prim               Estudios Primarios

GRAD-ESC  Graduado Escolar
BAC               Bachiller
FP                   Formación Profesional o Grado Superior

 A                     Arte y Espectáculos
C                     Ciencia
D                     Deportes
F                     Filosofía y Pensamiento
M                     Milicia
P                     Política
V                     Visionarios.

Z                     Dato no aportado
ZZZ                No sabe/ Respuesta no contabilizada (personaje de ficción)

 

7. Conclusiones.

Las 63 respuestas válidas han seleccionado a 50 personajes, ya que algunos de ellos lo han sido por más de un participante. Ésta es la clasificación

Da Vinci                    6
Gandhi                      3
Sócrates                    2
Aristóteles                 2
Trajano                      2
Cleopatra                  2
Chaplin                     2
Hitler                          2

Por lo tanto, campeón absoluto Da Vinci y el campo más votado, artes y espectáculos.

Los motivos, por los que se invita a alguien a cenar, tan sólo al invitador competen

8. Información Adicional.

Algunos participantes, por propia iniciativa, apuntaron un segundo y un tercer personaje. Estos son: Marco Polo, Tomás Alva Edison, Serrat, Reina de Saba, Buda, Quevedo, Colón, Tolkien, Miguel Ángel, Magallanes, Florence Nothingale, Franco y El Cid. Entre los de ficción: Hannibal Lechter y Pantagruel. En casa de este último, se cena bien, dijo el amigo encuestado.

Manuel Salvador Redón

CABE LA VENTANA

             CABE LA VENTANA

CABE-LA-VENTANA-webCabe la ventana y sobre su butaquita modelo María Antonieta, la chica se mantenía erguida y sedente. Sobre la falda yacía el libro cerrado. Su mirar viajero lo ignoraba e iba de la cabra del vecino que ramoneaba sobre el verde tapiz al cabra de su padre, ese gran zangolotino que perseguía a Julia, la nueva criada. Ésta, fingía excitante temor en la persecución.

Pero ya penetraban en el bosquecillo; la muchacha se sonrió, ante la doble interpretación del verbo empleado. Las ramas de fresno crujían lastimeras ante el ímpetu de la montería. Pronto quedaron ocultos por el follaje, salvo un claro, oquedad entre el ramaje.

Desde su atalaya, atisbó y, por un momento, una blancura la cegó e intrigó hasta que supo interpretarlo. Julia, desprendida de cofia, blusa y corpiño, dándole la espalda, blanca come se ha dicho, se ahorcajaba sobre el hombre tendido, yaciente.

La muchacha complacida, no quiso ver más. Abrió el libro por la cinta que marcaba la última página escrita. Tomó su delgada estilográfica de plumín dorado y escribió complacida:

Hoy te has superado, querida mamá Julia. Que se prepare papá; mañana traen el disfraz de domadora.

El Morocho del Abasto

EL OFICIO MAS ANTIGUO DEL MUNDO

           EL OFICIO MáS ANTIGUO DEL MUNDO.

MUÑECA-BRAVA-WEBLeí hace unos días, no recuerdo dónde y lo lamento, pues me gusta citar correctamente, pero vaya por delante lo que recuerdo. En Italia, cuando la situación por coronavirus era similar a la nuestra de ahora, una noche, un hombre, saltándose el confinamiento salió a la calle. Fue sorprendido. Salí con la esperanza de encontrar una mujer —dijo avergonzado.

Cuando hay bombardeo voraz de información, veraz o no, lo oído, lo leído, suele tener una permanencia efímera en la recámara del recuerdo y tal vez, esta escena, aunque llamativa, hubiera corrido igual suerte. Pero quedó latente hasta que otros acontecimientos vinieron a rescatarla del letargo en la memoria de este escribidor. Las medidas de ayuda económica promulgadas por el gobierno y expuestas por el presidente Sánchez, así como las de carácter social expuestas por el vicepresidente segundo, en teórica cuarentena, licenciado Iglesias.

Gigante voz que el caos
ordena en el cerebro,
y entre las sombras hace
la luz aparecer;

Así de bien, expresaba el maestro Bécquer lo que debió de ocurrir.

¿Y las meretrices —pensé?

Un colectivo que no existe en el mundo oficial, pero sí en el mundo real. ¿Miles de mujeres en España? ¿Decenas de miles? ¿Quién lo sabe? ¿Son trabajadoras? ¿Debieran tener derechos laborales? ¿Y sociales, los tienen?

Quién diga lo que voy a afirmar a continuación, será sin duda maldecido por ello, pero hay que rendirse a la evidencia; ¡cumplen una función social! No queremos con ello decir que sea lo ideal, pero ¿es que acaso el ser humano es un dechado de virtudes?

El presidente Sánchez expuso que aquellos autónomos que perciban que su volumen de negocio se siente resentido en un porcentaje, no sé cuál… O ¿es que acaso las meretrices, no son asimilables al colectivo de autónomos? ¡Claro qué no —dirá algún clarividente! Son falsas autónomos al servicio de un proxeneta. Y ¿qué son gran cantidad de autónomos, sino falso autónomos al servicio de un proxeneta?

Las autoridades, con buen criterio, han mantenido los estancos abiertos, entrando en contradicción con las campañas paternalista-protectoras por la salud del ciudadano. Sencillamente porque si se prohíbe el acceso al tabaco, el motín que se puede organizar, sería de guerra civil.

La otra pulsión primaria, la del arrejuntamiento por medio de amores mercenarios, siempre se ha procurado de forma clandestina, así no existiendo oficialmente, no se ha podido prohibir, más allá de lo que supone la limitación de movimientos de todo ciudadano.

Pero ocurre, que cuando hay miedo, como lo hay, somos tan deshonestos que nos volvemos “honestos”. Así estas samaritanas del amor, según piadosa definición de José Luis Perales, habrán visto mermado y no poco su volumen de negocio, que con frecuencia no era sino el de la mera supervivencia.

Y cabe preguntarse:

-¿Qué medidas para su bienestar habrán pensado los servicios sociales del señor Iglesias?

- ¿Habrán pensado algo las feministas militantes y activistas, más allá de castigar al usuario de sus servicios?

¿Castigar, prohibir, multar? No parce que las cosas hayan cambiado tanto.

 

          El Morocho del Abasto.