Gran Visir

 GRAN-VISIR-PICARON        Gran Visir.

         En Valencia, su pueblo, que no el mío, se me ha muerto José Vicente Albiac, con quien tanto quería. (*).

         Te fuiste galante, como tú eras, cediéndole el paso al zaguán a tus vecinos, a los que no diste tiempo a sujetarte. Fue tu única descortesía; te desplomaste y ya nada se pudo hacer. Tu desplome quedó en el secreto de los íntimos más cercanos, de tus vecinos, de tu familia…

         Sólo cuando tu viuda; que palabra tan frívola: en verdad tu compañera de todas las navegaciones tuvo el ánimo de comunicarlo a los de la siguiente onda, pues el dolor es como un seísmo, que tiene su epicentro y se va extendiendo en ondas… Pues la onda me llegó veinte días después, mientras caminaba por una de las callejas de tu centro querido. Amparo, me dijo: ¿estás sentado? Y se cortó la comunicación. Al cabo de unos minutos volvíamos a hablar, pero ya no era necesario; ya lo sabía.

         He tardado un tiempo en decidir si escribir para mí y con ello explicarme, acaso para Amparo y dejarlo en una nueva complicidad que nunca tuvimos, pero descifrando el enigma, lo escribo para ti y aunque eras celoso de tu intimidad, tengo el pálpito de que apruebas que lo esparza a los cuatro vientos, como las cenizas de una amistad que tan sólo la muerte ha conseguido cremar. Amigo ausente pero presente, escribo para ti, pero a la vez para que todos puedan leerlo, pues las líneas que siguen no hablan de mi dolor, sino de ti y de la alegría de haberte conocido.

         Ando algún tiempo pensando, quizás unos años, que en los tiempos cibernéticos que corren, el que cruza la línea postrera, aparte de lo que lleva en los bolsillos, cachivaches en los cajones, acaso algún secretillo entre las páginas de un libro, deudas o algún patrimonio suculento; afectos y llantos, deja un mundillo intangible relativamente moderno: Claves de telefonillo portátil, listas de contactos, escritos en alguna carpeta recóndita del computador personal, enlaces y publicaciones en las redes sociales… Queda por tanto, un ordenador mudo y ciego, como una piedra y unas historias inacabadas acaso en Facebook, Twitter u otras redes.

  GRAN-VISIR-MIRANDO-WEB       Tu última publicación en Facebook es del 22 de abril del presente, 2018, en el que una foto muestra un caballo yaciente sobre un adoquinado y un mensaje que reza así: Hola a todos, ¿podéis firmar esta petición? NO MáS COCHES DE CABALLOS EN SEVILLA. Desplegando la noticia se lee que, con alguna frecuencia mueren caballos en las calles de Sevilla de inanición, de fatiga y de exposición al sol mientras transportan turistas. Nunca firmo peticiones, pero he hecho una excepción; no por la causa, sino por ti; es mi pequeño homenaje.

         Sé que te hubiera gustado, pues los animalitos, como decías, te tocaban la fibra sensible, como la naturaleza en general, y el mar en particular, ese mar mediterráneo que aprendiste a amar, acaso cuando empezaste a rondar a tu chica cabañalera. Ese mar y ese puerto de Valencia, que fue joya del Mediterráneo, ahora en retroceso y camino de nada; contenedores impersonales para el turismo masivo… ¿Y la lámina de agua?, te preguntabas y les preguntabas desde la terraza del ático de una prima que daba a lo que fue el puerto. Mientras yo me asome aquí, respondías en un monólogo para todos los congregados, y pueda ver que la lámina de agua no decrece, aún conservo una cierta esperanza.

         ¿Qué causas perdidas andarás ahora a buscar? Nadie se lleva nada; lo intentaron los antiguos egipcios haciéndose enterrar con sus riquezas, pero tú, estoy seguro, te llevaste un bolígrafo, un carboncillo, o más modernamente una Tablet, para perseguir a los arcángeles, a las almas en pena, a los resucitados; a toda fauna celestial o en tránsito que hallares, para pedirles una firma por la salvación de las ballenas celestes, las encinas del purgatorio o los cachorros huerfanitos.

         Activista antitabaco de vocación, fraguada como todo lo que perdura; desde la infancia, cuando cada cajón era un almacén tabaquero, cuando en la Ciudad Luz: Valencia, ríanse de París, la niebla sempiterna en la casa de las cinco de la tarde, niebla de humo de cigarro lo cubría todo. Tus evocaciones de niño lo eran de un señor todopoderoso y todo-fumante que, aun perdiendo dedos por el mal que le minaba, entonaba odas al dios del tabaco para que al menos le conservara dos para sujetar el cigarrillo.

         Evocaciones, hechos que no presencié, pero tu relato minucioso me hacía vivirlos y aún hoy recuerdo, como si a mí me hubiera pasado, la meticulosidad dominguera con la que tu madre, esa dama que te precedió por poco en el viaje postrero, te vistió con zapatos charolados y calcetinitos blancos, como correspondía a un niño bien, para las pruebas de ingreso al colegio religioso por ella pretendido. La primera prueba fue de gimnasia, me dijiste y añadiste: ya me parecía que aquellos niños vestían muy raro.

         Anécdotas que podrían quedar en lo privado, pero ¿no es la obra cumbre de la literatura española y universal, otra cosa que las anécdotas y vicisitudes de dos amigos tan dispares como Sancho y don Quijote? No aspiramos, misión imposible, a la gloria de Cervantes, ni tan siquiera a la Glorieta de Quevedo, pero fuimos Sancho y Quijote; que cada cual haga el reparto, como en aquella tarde ventosa antecámara de tormenta. Tu clienta la Reina del Cabañal, reclamaba como suyos los terrenos ante un inmueble que también pretendía. Allá nos fuimos: los terrenos, en verdad eran todo un frente litoral de costa, de playa de la Malvarrosa. Y como quien no quiere la cosa, Quijote y Sancho, Sancho y Quijote se pusieron, nos pusimos a medir la playa. Jalones, jabalina en nuestro argot, mira telescópica, cinta métrica vencida por el viento… Coreografía de locura, vociferando medidas, el papel que se doblegaba por la fuerza de Eolo, negándose a recibir el apunte de un Sancho alfabeto. Extenuación y júbilo resultante. ¡Mi señor don Quijote, hemos medido la Malvarrosa! Hoy, mi señor don Quijote, mientras esto escribía, busqué entre carpetas vetustas, la anotación imposible, el croquis maltratado, acaso el plano resultante. Afortunadamente, para no sonrojarme de lo naifs que fuimos, el papel no apareció.

         Aquella tarde, tuviste un descuido, se te olvidó que el mar es de todos y de nadie, la playa también, o ¿es que quisiste certificarle a tu clienta la ilusión de que podría acotar la playa? Claro, ella venía de aquellos tiempos en que esto y casi todo era posible.

         Para un piscis como tú, cualquier pretexto para recordarlo era bueno, cefalópodos, lamelibranquios, crustáceos, pescado blanco azul y el rojo salmonete, todo animal marino comestible era bien recibido en tu mesa. ¡Ah, como buen piscis…!, repetías. Un día, continuando en esta clave marinera, recuerdo cuando me contabas tu teoría, una de ellas, filosofía de bon vivant. No quiero empeñarme ni en coche ni en piso, si para ello tengo que renunciar a mi forma de vida. Si por ir apretado tengo que renunciar a la mojama y recurrir a la humilde sardina; no por devoción, pues voluntariamente la sardina es exquisita, pero si es por renuncia no quiero. Por lo tanto, no quiero ni ese coche ni ese piso, que me haga caer en esta renuncia a los placeres cotidianos.

DE-ECONOMIA-WEB         ¿Cuántas cosas quedan por escribir? No hablo de lo pasado, mas de lo que estaba por venir, o así lo creíamos. Y si de escribir hablamos, quedan vacuas aquellas páginas de economía que íbamos a escribir según una forma muy particular de entender el toreo al alimón: Tú las inspirarías y yo las escribiría. Más que como escribano, como un amanuense con opinión.

         ¿Cuantas raciones de puntilla de calamar, amigo piscis, se quedan por ser consumidas mano a mano, tête a tête, como dice el afrancesado que llevo dentro y que a ti tanto te gustaba que sacara a pasear? ¿Cuántos hectólitros de cerveza vamos a perdonar? No puedo tomar ni beber el doble; son censuras propias de cumplir años, pero sí que seguiré haciéndolo por los dos. Allí ´en ese local, donde tú, como entendido, decías que se servía una de las mejores puntillas.

         En Valencia, su pueblo, que ahora también es un poco el mío.

         Desde el Escorial de Godella a 12 de junio de 2018.

         Manuel Salvador Redón

(*)        Los grandes poetas del pasado, esos que el pueblo canta, movidos de su generosidad, permiten que los que no tenemos su talento usemos de sus versos y los adaptemos a nuestros estados de ánimo, a veces transformándolos. Claro, que lo pobres, ¿qué van a decir?

        

LA VERDAD SOBRE EL CASO GÜRTEL. RESOLUCION DEL MISTERIO

 

           LA VERDAD SOBRE EL CASO GÜRTEL. RESOLUCION DEL MISTERIO.

 

Vaya por delante, para ilustrar esta fábula, que Gürtel es palabra alemana y significa: correa, cinturón.

            Érase una vez un hombre llamado Mariano, el nombre es aleatorio; no se piensen otra cosa.

GUrtel-Braun

Lucía un hermoso cinturón marrón, para que no se le cayeran los calzones como le ocurre a la mayoría de los varones. Las mujeres, merced a sus caderas, es otra cosa; pueden portarlos o no.

GURTEL-SCHWARZ

 

           Con el mismo fin, otras veces, lucía uno negro.

            ¿Será que tiene dos cinturones?, se preguntaban admirados los habitantes del lugar.

Una vez, su asistenta dio la clave. Hizo esta fotografía. Se trataba de un único cinturón reversible. Fin del misterio.

          El Morocho del Abasto

GURTEL-ZWEI-FARBEN

 

ENSAIO SOBRE A CEGUEIRA

            Ensaio sobre a cegueira.

 CEGUEIRA-WEB           Não podemos dizer que seja uma história bonita, portanto não diremos. É terrível. Pessoalmente acho que o senhor Saramago não teve na sua vida grandes sofrimentos, por isso criou-os artificialmente. Mas no exercício da sua liberdade narrativa teve esse privilégio e exerceu-o. É legítimo e fi-lo. Nós coitados leitores caímos voluntariamente na armadilha. Dez vezes quis abandoná-lo, dez vezes recomecei. Com tantas coisas que há para ler, dizia para mim… Mas quis ter a experiência Saramago. Não li outro dele antes. Esperei a ter um nível mínimo de português para poder lê-lo em original. E fiz.

            Foi um excesso de confiança. Esta história não dá para muita ironia, ainda assim subjaz uma leve ironia marca Saramago e isso é precisamente o que o meu fraco nível de português não me permitiu perceber na sua totalidade. Há eruditos leitores que falam de uma metáfora de… Não sabem de que. Não acredito. É um exercício de provocação do autor, porque o Senhor foi um provocador. Com certeza queria experimentar as reações dos leitores e sorrir com as interpretações dos sôfregos acólitos e corifeus dele. Porque o Senhor tinha leitores e seguidores. Ao final acho que foi uma brincadeira macabra.

           CEGUEIRA-WEB Não direi se as personagens estão bem trazidos ou não, o que sim, que se percebe é um retrato da sociedade portuguesa incluso nas situações mais extraordinárias: a submissão da mulher ao homem; o respeito, mas antes o temor às autoridades. etc. É certo que há uma subtil rebelião destas. De facto, as personagens femininas têm, na obra, uma dignidade maior do que os homens protagonistas. Neste sentido é um livro moderno. Mas estas se entregam mansamente a um acontecimento terrível. Não tentam de iludi-o.  Em geral, não há luta; desde o princípio há uma aceitação mansa da fatalidade. Além disso as personagens têm um bocado do universo Disney. Em Disney os maus são maus e os bons são bons. Sem aristas. Cá também os maus não têm luzes só sombras. Os bons, são os que têm aristas; cobardias, fraquezas, também generosidade.

            Não é recomendável esta obra para gente com insónias, hipocondríaca, tendência depressiva… Porque para sofrer já está a vida mesma. Pelo contrário, para a gente com excesso de otimismo pôde ser um bom regulador da insultante e perene alegria.

            É curiosa essa tendência de alguns autores portugueses de praticar excentricidades na escrita, a saber: não por vírgulas ou pelo contrário apenas vírgulas e alguma vez um ponto; também não por travessão de diálogo; só usar minúsculas… Entre os escritores espanhóis só ao grande Juan Ramón Jiménez lhe foi permitido a excentricidade de usar, para o som “j”, em espanhol só a letra j, tendo em conta que por exemplo o apelido Jiménez existe, mas Giménez também. E ele foi Nobel. Bem, também Saramago.

            Apesar de entrar em todas as excentricidades descritas, exceto a questão das minúsculas, entende se tudo bem; está muito bem escrito. A prosa é fluida. A leitura desta história produz, porém, mais dor do que prazer. Mas o lido, não se esquece facilmente. E isto em literatura é um logro

            Manuel de Portugal

Praderita, de las Flores, María Dolores.

                                       Praderita, de las Flores, María Dolores

MARIA-DOLORES-PRADERA-2-web      Con esa delicadeza,
propia de una golondrina,
ahí viene la flor más fina,
la rosa más perfumada
del jardín de la ilusión…                  (Carlos Cano)

   Cuando me separé de Fernán Gómez, lo primero que hice fue comprarme una enciclopedia. Hasta entonces no me había hecho falta; aquel hombre lo sabía todo.

           Tras esa entrevista supe de la finura de su humor, como ya lo sabía de la canción; de su canción. Pues sus canciones que eran de todos y del viento, aunque tuvieran sus autores, a saber: Chabuca Granda, José Alfredo Jiménez, Carlos Cano, incluso Sabina, entre otros, las hacía suyas; las praderizaba.

            Cayendo en el tópico, pues imposible es no hacerlo, ¿quién es capaz de imaginar otra autoría, distinta de ella, para su Flor de la Canela”? Manolo Escobar tenía su carro, esta propiedad, algo chusca, pero muy popular, lo perdió; más poéticamente Silvio Rodríguez extravió su Unicornio Azul, mas María Dolores entregó, por amor, el rosario de su madre. Roto el amor, esto último era lo único que le interesaba recuperar “el resto, te lo envío a cualquier parte”… Pero hubo un tiempo en que iban amarraditos los dos, yo con mi recrujir de almidón y tú serio y altanero.

           Desde luego parece un juego
pero no hay nada mejor
que ser un señor de aquellos
que vieron mis abuelos.

   MARIA-DOLORES-PRADERA-web         Así era ella, una señora de aquellas que vieron mis abuelas, la gran dama de la canción, decían los periodistas de una época, pero también una señora de estos tiempos, curiosa de todo, sorprendida de que los artistas más jóvenes quisieran cantar con ella, los ritmos más antiguos. Volviendo a Carlos Cano: …y la manera, de cantar, siendo española a toda América entera. 

          Así es, así me lo pareció, cuando jovenzuelo, comencé a escucharla, la tomé por americana de la América Española, sé que el término ya no se considerará políticamente correcto, pero reivindico liberarse de ese corsé, para decir con naturalidad las cosas que todo el mundo entiende. La voz de un continente, me gustaría añadir, si alguien no se me ha adelantado con el titular. Y si así fuera, aquí está mi adhesión.

           Cantaba con formas decidoras, tomo la expresión de José Larralde, con naturalidad, sin desgarro exterior; no sabemos si en su discreto interior, le dolía América entera.

         Se nos ha ido, con la ausencia que nos deja alguien de casa, se nos ha muerto, discretamente, de tanto usar la vida.

 

El Morocho del Abasto

Agujeros Negros. (Continuación del Gran Vacío).

             Agujeros Negros. (Continuación del Gran Vacío).

   ROTO-1         Continuamos con el asunto de los bancos de las estaciones de Metrovalencia, en particular la de Ángel Guimerá. El tema ha tenido cierto eco, leído por algo más de 200 personas que, en mi caso, para ser bajito y de Teruel, no está nada mal.

Lo hemos titulado Agujeros Negros, continuación del Gran Vacío, pero para los que no gustan de la metáfora y prefieren llamar al pan, pan y al vino, vino, les dedico este tercer titular: Los No Bancos,

(Continúa pinchando aquí)

 

Clase de Horticultura de un Jardinero Lego

Clase de Horticultura de un Jardinero Lego

          BUGANVILLA-INVASORA  La Buganvilla, como la rosa es espinosa, pero es bella. Ésta es una buganvilla invasora; viene de fuera, pero como es bella, la dejamos pasar. Tal como acontece con los que nos invaden de los países ricos: son bellos, por lo tanto, los dejamos pasar. Nos sentimos orgullosos, vienen a enriquecernos y a culturizarnos; nada que ver con esos otros que vienen de Dios sabe dónde.

         LA-BUGANVILLA-NUESTRA  Ésta es nuestra propia buganvilla, la nuestra; también es bella, pero nos quejamos de sus espinas. Está a nuestra altura y nos pincha. Nada que ver con aquella otra, foránea y aérea, que nos embellece, pero no nos pincha.

        LA-ESPARRAGUERA  Aquí, otra planta bella: la esparraguera. No sabemos su origen, pero es bella; la dejamos que campe a sus anchas. La consideramos valiosa, pues nos sirve para confeccionar bellos ramos. Es el complemento ideal para cualquier ramillete elegante. Invade nuestro jardín aportando su verde intenso.

       LA-ESPARRAGUERA-ATACA  Ah, pero fíjense bien; se entrelaza, oprime y termina ahogando nuestras bellas buganvillas, las de aquí; las nuestras. Las otras, las de fuera, están a otro nivel.

         Que nadie trate de establecer paralelismo con cosa alguna. No es metáfora de nada. ¿O tal vez sí?

           El Jardinero Lego.

El gran vacio, le grand vide, el gran buit, o grande vazio.

El gran vacio, le grand vide, el gran buit, o grande vazio.

    EL-GRAN-VACIO        No es ocioso el título que encabeza este escrito, ni es presunción exponerlo en esas cuatro lenguas queridas, practicadas y muchas veces leídas en los bancos de la estación de Ángel Guimerá. Ah, qué tiempos aquellos los de una juventud no tan lejana; os evoco no por la juventud cuasi perdida, sino porque había bancos donde sentarse a la espera de los convoyes.

            Alguien dirá: pero caballero, quedan bancos. Veamos, en mi familia, hace veinticinco años éramos 8 primos de veinticinco años cada uno. Nos llamaban los ocho jóvenes. Lamentablemente 4 murieron en acto de servicio. Hoy en día a nadie se le ocurriría decir: Quedáis 4 jóvenes. Pues eso.

            El metro de Valencia es un servicio moderno y pese a las críticas no es ni el más caro ni el peor de España. A mí me gusta y a muchos nos gusta. Más que el resto de los de España. Pero eso no es mérito de los gestores. Sencillamente es más nuevo y más ligero; es más fácil, pues Valencia, aunque muchos de los recién llegados se empeñen, no es todavía una ciudad caótica.

            Para muchos, los que nos movemos de los pueblos a la ciudad y tornamos por la noche con nuestra derrota, también con nuestros pequeños triunfos, el metro es más que un transporte. Forma parte de nuestro estilo de vida. Nos permite a los de los pueblos de l’Horta, prácticamente el agro moderno, pasar en pocas estaciones y escasos minutos de lo rural a lo urbano. En el transporte urbano, los pasajeros somos, permítaseme la comparación como los simios en el zoo. Cada uno busca su rueda. Si hay ruedas para todos, los simios sonríen, están tranquilos, divertidos. Si no, es la guerra por la rueda.

            Del mismo modo. En aquellos tiempos en que había bancos sólidos, de diseño funcional, bien ideados, sin patas para poder barrer por debajo, económicos, pues el respaldo era la propia pared, cada pasajero tenía su sitio. Los que no podían o no querían sentarse, tenían sitio junto a la pared, de preferencia en los intervalos en los que no hay carteles. La rueda del simio, para el pasajero en bipedestación es apoyar la espalda contra la pared. Del mismo modo que dentro del convoy es barra donde asirse.

            No habiendo bancos, no hay pared suficiente para acoger las espaldas de los pacientes usuarios y no hay nada más triste que un andén repleto de penitentes fatigados ocupando todo el ancho dificultando la circulación de nuevos viajeros. Las piernas, debido a la bipedestación exenta, tienden al calambre. Las bolsas, equipaje de mano, no se pueden apoyar en el suelo más que entorpeciendo al resto. Se forma el caos, peligra la civilización…

            Sólo los adictos al whatsapp, que somos la mayoría, pueden manejar estas maquinitas merced a la pericia con una mano por las muchas horas de práctica. Tienen, tenemos ese consuelo.

           Pero, el gran servicio que ofrecían las estaciones de metro a la cultura era inmenso. Cada una de ellas se convertía por minutos dentro de la biografía de cada viajero-lector en bibliotecas improvisadas y bien iluminadas. Cuando nos podíamos sentar o aún apoyar espalda y maletín contra la pared, emergían libros, apuntes; algún autor como el que suscribe se permitía amenizar la espera corrigiendo pruebas, escribiendo el arranque de algún capítulo o el artículo que publicar al día siguiente.

           Llegaron las fallas de 2018. Los bancos supervivientes, que era como decir los primos supervivientes de mi familia, fueron retirados. No sabíamos por qué. Pero algunos bien pensantes que, señores gestores del ferrocarril, también los hay entre los viajeros, pensaron: ya está, por fin van a renovar los bancos. Las suscripciones a las revistas se dispararon, los autores vendíamos libros; la locura…

         Pasaron las fallas, llegó la pascua, que como saben este año venía muy próxima y por fin, aunque tristemente, recolocaron los viejos bancos supervivientes que ya no admitían una correcta reinstalación: se convirtieron en tablas inclinadas donde los culos resbalaban y todos los de cada una nos mirábamos cual náufragos agarrados a una tabla de surf, esperando la ola fatal.

       Un banco, parece que fue retirado, otro precintado. Pero el culo del viajero tiene vocación sedente y hoy sobre cinco o seis parejas de glúteos habían violado el precinto y sobre él se sentaban, desafiantes y orgullosos de haber conquistado la última tabla.

        Señores gestores, es un clamor. Instalen bancos nuevos, en número igual a los que hubo en origen. No ofrezcan el triste espectáculo de las paredes con orificios de los tacos que sustentaban los viejos, con azulejos desportillados.

       ¿Cuándo podré de nuevo disfrutar de la lectura de Pérez Reverte, deleitarme con el Comisario Maigret, evocar el pasado con alguna Rondalla traviesa de Enric Valor o padecer los conflictos y turbaciones a los que me somete Saramago?

       Sin opción a la lectura ferroviaria, somos todos viajeros legos.

       El Viajero Errante

 

José María Íñigo, erase una vez la Televisión.

            José María Íñigo, erase una vez la Televisión.

 

     IÑIGO-1-WEB  No exagero, o a lo mejor sí, si digo que José María Íñigo fue la televisión, junto con Valerio Lazarov, hasta que llegó Jesús Hermida e inventó para España las mañanas televisivas. Sé que es una simplificación; toda simplificación es incompleta, pero expresa una síntesis rotunda.

       Fueron tiempos en que se disfrutaba la televisión; no se padecía o escasamente, como percibo ahora. José María Íñigo aportó modernidad, cosmopolitismo y europeísmo. Ya había traído antes, creo que a la radio, canciones que se escuchaban en Londres. Comenzó, de su mano, la introducción-invasión de músicas en otros idiomas, especialmente en inglés, porque la música en francés, que ya se consumía en España, vino por otros conductos. Lamentablemente, esta última se ha diluido. El tiempo transcurrido, no me permite un veredicto amable de lo acontecido: esa colonización de lo anglo-sajón en todos los órdenes, pero él no tuvo la culpa; fue el pionero y en su momento fue importante tener otros referentes. Desde sus programas Estudio Abierto o Directísimo, los fines de semana entraba en nuestras casas, en todas; eran tiempos en que la televisión pública no tenía competencia. Aun así, aquella televisión única nos ofrecía de su mano un entretenimiento digno, he leído en el País y que refrendo totalmente.

      Lo mejor de cada casa estaba en televisión, del mismo modo que lo mejor de cada casa estaba en las universidades. Después llegaron las televisiones privadas y con ellas la banalización. Hemos llegado al punto en que hasta algunas asociaciones de vecinos tendrán su televisión. La democratización, interpretada como que todos tenemos derecho, trae consigo estas contradicciones. Traer universidades a cada ciudad, redunda necesariamente en mengua de calidad.

       Reconduciendo el tema, tras este devaneo sociológico, para el niño que fui, Íñigo más allá del bigote, fue el hombre siempre correcto, de buen castellano, pero sobre todo el que nos trajo a Uri Geller y el manager más eficaz de Raffaella Carrà.

      Tras años de ausencia volvió bajo la apariencia de un buda rapado y bigotón y tomando el relevo a Uribarri, la voz de Eurovisión.

      Descanse en paz este bilbaíno español y cosmopolita.

      El Morocho del Abasto

 

 

La Parra, encontre de cultures

La Parra, encontre de cultures

LAPARRA-web

Pareix ser que tots els veïns de tot arreu: d’Espanya, de Tabarnia, de la Catalunya Separatista…, estan, estem contaminats pel síndrome: Villatripas de Arriba, Villatripas de Abajo. I a l’Horta Nord, on el metro, antic trenet, es resisteix, gràcies a la crisi a fer-se soterrar, perquè es vocació seua ser aeri i recórrer i ser testimoni… De que les ratlles que separen els terminis son virtuals, administratives o de mala idea. Puix bé, eixa bel·ligerància antiga entre Burjassot i Godella, trobem que va diluint-se. Però als anys huitanta pareix ser que era més manifesta.

Tot allò dit, hi havia una zona franca, un lloc amable on el diàleg brotava espontani entre taules veïnes. Perquè malgrat la OMS, la ingesta en bona companyia de destil·lats diversos, macerats de maltes i fermentats del raïm, te efectes secundaris prou interessants; greixen la conversa

El lloc dit La Parra, evolució d’una alqueria de segles passats, és actualment i des de fa la tira, la primera casa del nucli urbà de Godella entrant des de l’horta pel Camí Vell de Godella. I des dels anys 80, bar-terrassa i ara, sense dubte, espai gastronòmic prou interessant tot l’any.

En aquells temps inicials i iniciàtics, el mestissatge urbà era possible i allò, en veritat sí que era un vertader encreuament de cultures. A banda de la gent del poble, perquè es important fidelitzar-les, era freqüentada pels moderns de Campo Olivar, alguns progres de Valencia i en el que ens interessa en este estudi, alguns aventurers de Burjassot. D’esta ciutat que un dia fou poble, acudien fonamentalment dos grups: Un, els intel·lectuals, gauche divine; desprès he aprés que alguns d’ells, son d’una certa dreta il·lustrada. Dos, un grup inclassificable, més poble, diríem més aspre.

Els productes estrela eren: la Voll Damm, cervesa de dia, copa de nit; el whisky Ballentines, també dit “Balencianes” i el cubata de Bacardi que invariablement havia de esser de cocacola, marca Coca Cola.

Aquesta elecció de marques, deduïm que més que una estricta opció de gustos, eren senyes de identitat; signes externs d’una certa pertinença a un grup determinat.

De aquelles trobades, perquè trobades foren, eixí algun matrimoni i amistats intermitents i fidels, més que per la freqüència, per la forta lligació que el temps no ha aconseguit desenllaçar.

Fruit d’aquella cohabitació en el passat i de fortuïts i nous encontres en el present, s’ha gestat l’esdeveniment literari que ara presentem. Un escriptor assimilat godellenc a més de valencià de Teruel, de la mà d’una associació cultural de Burjassot presentaran en comú el llibre del primer, Cuentos Arquitectónicos a la Casa de Cultura de Burjassot el proper dijous 26 d’abril de 2018 a les 19,30h..

AFICHE-C-A-CASA-CULTURA-BURJASSOT-2-WEB

Us esperem. Gent d’aquell temps i d’aquests; gent de les dues vores.

 

Joan Perfavor

 

Els darrers Virreis de Catalunya

            Els darrers Virreis de Catalunya

ELS-DARRERS-VIRREIS-WEB

            Molt sovint, especialment des del desafiament independentista d’una part, prou nombrosa cert, però d’una part dels ciutadans de Catalunya, regió autònoma espanyola, s’escolten, s’escriuen i es lligen frases del tipus:

            És que Espanya… Afegiu tots els complements que vullgau. Casi sempre plens de menyspreu; ofensius, encara que ofès més el que pot que el que vol; inclús diria que de vegades paternalistes, com si volgueren dir: els pobres espanyols, en la seua petitesa, no poden comprendre les nostres mires.

            D’esta mena pretenen establir que la resta d’Espanya, a la qual no volen pertànyer, però pertanyen, fora una entelèquia que no va amb ells. És per afegidura un intent de simplificar i de prendre com a cosa unitària la resta del poble espanyol, d’assenyalar l’enemic, sense pensar que eixa resta del poble espanyol és també: valenciana, murciana, andalusa, extremenya, castellanolleonesa, galega, asturiana, càntabra, basca, navarresa,  aragonesa, de la Rioja, castellanomanxega, madrilenya, canària, de Ceuta, de Melilla i, ho sent molt, mallorquins. També hi ha catalans d’origen.

            Mes ara anem a analitzar els que s’han  quedat confinats de grat o per força o simplement per eixes coses de la vida dins del territori autònom de Catalunya. Mes abans, em permetran una xicoteta anècdota. Quan este escriptor de secà va fer la mili, primer a Vitória, després a Logronyo, durant el període d’instrucció tots el reclutes teníem una matrícula que escomençava, com els cotxes de l’època, amb la inicial de la província de procedència. Així, els que venien de Barcelona començaven per la lletra B. I me’n vaig adonar, innocent que era un als vint anys, que  un altíssim percentatge de reclutes amb matrícula B eren andalusos. Com als Veremadors de Serrat hi ha gent de l’Aragó, d’África i del Sud i de totes les províncies espanyoles.

            Per tant esser català d’una manera excloent no és, sense dubte, una aspiració generosa. Considerar-se català renunciant a la condició d’espanyol a la que sols per la naixença es té dret, pareix, a primera vista, una renúncia empobridora. És clar que aquesta afirmació darrera no deixa de ser una opinió.

            Mes anem al fons de l’article. Aquest procés anomenat el Procés, tan negligentment conduit, d’una mena tan prepotent, amenaçant amb opcions de declaracions unilaterals d’independència, oblidant l’article I de la Constitució Espanyola que en el seu apartat segon estableix  que la sobirania nacional resideix en el Poble Espanyol del qual emanen els poders de l’Estat… Aquest és el principi, sense el qual no es comprèn el nostre  estat democràtic, puix és el principi de tot.

            Puix bé, front esta pèrdua de seny, l’Estat ha tingut que reaccionar per a protegir-se, per a protegir-nos, per a protegir-vos. Potser no de la mena més imaginativa. S’ha exercit el dret contemplat a la Constitució.

            Front això, els catalans considerats independentistes encapçalats pels seus capdills s’han constituït en víctimes, també de manera unilateral, vessant tota mena d’acusacions en contra d’Espanya, eixe Estat Opressor.

            I la pregunta clau que sorgeix és: Eixa comunitat que s’atreveix a blasmar la conducta d’Espanya, perquè no fan al·lusió  als governants espanyols, no; ¡blasmen la conducta d’Espanya!  ¿Ha observat sempre una conducta exemplar? No direm res contra el poble català, perquè els pobles tenen somnis, mes els governants, tot i tenint somnis, deuen per mandat imperatiu fer acomplir la llei i no embarcar als seus administrats en fraus emocionals. Per tant anem a fer una evocació dels seus governants, els darrers Virreis de Catalunya.

 1-JORDI-PUJOL-CARBONCILLO-WEB           1. Jordi Pujol, el Molt Innombrable.

            Realment és l’únic del quintet a merèixer el tractament de Virrei. Va governar el seu “Principat” com un capdill de l’antiguitat clàssica. La seua ombra s’estenia per tot el territori i més enllà. No tenia cap problema en pactar amb l’esquerra o amb la dreta en tal de “possibilitar” la governabilitat del que anomenaven l’Estat Espanyol, ara simplement, Espanya.

            Durant el seu virregnat, tots pensàvem que a Catalunya no hi havia corrupteles grosses del tipus de ficar la mà dins del caixó, si no fos per una petita indiscreció d’En Maragall i el famós 3%.

            Se’l va exonerar del cas Banca Catalana. Desprès d’allò i restablida als tribunals la seua “honorabilitat” el vam sentir dir en les entrevistes que la seua implicació en el projecte de Banca Catalana, va ser realment una mena de fer país. Ara sospitem que aleshores el que ja estava fent era casa.

            Els espanyols, per tradició, hem tingut tendència a perdonar en lleugeresa els robatoris dels polítics si les coses funcionen més o menys bé. Ara, que les coses funcionen més o menys mal, hem despertat d’aquella letargia complaent.

            Aquest escriptor no té coneixements financers, però pot ser algú puga avaluar si amb tota la fortuna aconseguida irregularment pel Molt, ¿hauria prou per a pagar, ara que les pensions són notícia, les pensions d’un any de tots els pensionistes catalans?

            Quan estem davant d’un gran estadista, no negarem que ell en fou, ens queda el dubte de ¿si el fet de distraure fons del ciutadans, anul·la la tasca feta en un govern que fou pròsper?

            Prou sovint, per tot arreu, des de fora i des de dins de Catalunya, sorgeix la qüestió de ¿com és possible que havent-se demostrat tal nombre de corruptes dins de les files del PP, la gent continua votant-los. Ací tenim un exemple comparable: malgrat Pujol, pare del nacionalisme català; virrei de Catalunya…, la gent continua votant nacionalista. I ara, més radical encara; nacionalista separatista. Cadascú és presoner de les seues contradiccions.

2-PASQUAL-MARAGALL-FOTOCOPIA-WEB            2. Pasqual Maragall. L’home que botava al balcó.

            Pasqual Maragall, nét de Joan Maragall, aquell poeta sensible que ficava pomes al calaix on la seua amiga literària guardava la roba de festa, fou un gran batlle de Barcelona. Entre 1982 i 1997. La seua gesta més evocada fou aconseguir els Jocs Olímpics per a Barcelona i per a Espanya. Fou l’escenificació de l’alegria més sentida que mai s’ha vist a un polític. Després de deixar la batllia el van rescatar de Roma per a rompre el virreinat del Molt. I el va aconseguir. Estigué a la Presidència de la Generalitat de Catalunya durant tres anys.

            Però el més important ja l’havia fet a l’alcaldia. Creguem que fou un home honest, amb frases inspirades com quan l’hi va respondre a Artur Mas, hereu de Pujol quan hi hagué la catàstrofe al metro del Carmel: Vostès tenen un problema i aquest problema es diu 3%. (Referència a les comissions que “presumptament” cobrava CIU per la concessió del metro).

           4-JOSE-MONTILLA-FOTOCOPIA-WEB 3. José Montilla. L’home Tranquil.

            Havíem pensat  anomenar-ho El Breu, mes consultada l’hemeroteca ens hem assabentat que va estar al càrrec de 2006 a 2010. No podem dir res d’ell ni de bo ni de dolent, només significar que ens va produir una certa simpatia que fos el primer president xarnego. Pareixia un bon presagi, mes…

   4. Artur Mas. Pren la Bandera i corre.

ARTUR-MAS-FOTOCOPIA-WEB

         D’en Artur, no podem dir molt. És un noi elegant, educat, coquetó. No et quedaries tranquil si un dia el trobes parlant a soles amb ta dona. Es va trobar amb la bandera de l’independentisme en la mà i no pogué més que córrer amb ella. Eixa “fatalitat” no l’hi exonera de la gravetat del fet d’iniciar un Procés fraudulent.

       

             

  5. Carles Puigdemont. El Fugitiu.5-PUIGDEMONT-WEB

            Aquet curiós personatge, exalcalde de Girona de 2011 a 2016, fou introduït pel llavors president en funcions Artur Mas i el van investir President de la Generalitat de Catalunya. Suggerim Als mitjans de comunicació que quan anomenen la Generalitat, si fan referència a la de Catalunya, afegeixen efectivament aquet “cognom”, perquè hi una altra Generalitat; la de València.

            Tornant al expresident Puigdemont, aquest si, podríem dir-li El Breu, cessat a finals del 2017 per la digam-ne “Presumpta declaració Unilateral d’Independència”, és un fugitiu de la justícia acusat de rebel·lió i de malversació. A l’hora de publicar aquest article sabem que ha sigut apressat per la policia alemanya en territori alemany.

            No es pot negar que és un home preparat, periodista de formació, i especialitzat en tecnologies de la informació i en xarxes socials que domina magistralment. A més a més, parla fluid pareix ésser: espanyol, català, anglès, francès i romanès. Aquesta habilitat lingüística l’ha permès malmetre contra Espanya, a tot aquell que l’haja volgut escoltar en diferents llengües i en diferents furs.

            Ha fugit, sota pretext vergonyós de “lluitar a l’exili” abandonant els seus còmplices que sí han tingut de respondre de la seua complicitat. A la mena d’un Ruiz Mateos catalanista escenifica per tot arreu el seu victimisme. Perseguit per un Estat Opressor: Espanya. S’arroga el dret que no li pertany de parlar en nom de tots els catalans. Té molts seguidors, no el neguem, el que passa és que fora dels seus corifeus i dels curiosos amfitrions, els flamencs, ningú el pren seriosament.

            Però aquests estirabots, serien per a riure si no tinguessin aparellada la gravetat que tenen. És clar que ell no és l’independentisme, mes és el seu abanderat màxim. Els que recolzen el Procés fraudulent no volgueren adonar-se de la gran manifestació cívica sota el lema: Recuperem el Seny. Esta actitud ha provocat conseqüències gravíssimes, pot ser irreversibles com: fugida d’empreses de a muntó, empobriment, pèrdua de faena i una gran regressió de la llengua.

            En efecte, la llengua catalana i per contagi la llengua valenciana han sofert una regressió importat.

            Conclusions.

            Els pobles tenen somnis. I tenen el dret de lluitar per ells. Els governants han de ser sensibles i fer el possible per aconseguir-ho. Dins de la llei. I si la llei ho impedeix, mes contempla protocols per  a canviar-la, és ahí on es medeix la imaginació dels governants. No és vendre fum! No és aprofundir en la il·legalitat, desobeint el seu mandat. Desobeir la Constitució i el seu Estatut d’Autonomia. No és emparant-se en una majoria  ximple, segrestar la voluntat del Parlament. No!

            A més, el somni independentista no és el del Poble de Catalunya. És el d’una part, prou nombrosa cert, però insuficient. Una segregació no es pot plantejar des de una relació quasi paritària: 49% Sí, 51% No. En tot cas hauria d’ésser un clamor, referendat al menys per tres quarts de la població.

            Des del Independentisme  s’ha acusat al govern Rajoy de no ser sensible a la voluntat de Independència de una part dels catalans i assimilats. Cert. Mes des del Independentisme no s’ha sabut ni volgut explicar a la resta dels espanyols, necessària per aprovar les seues vel·leïtats independentistes. Aleshores els pobles que han perdut els somnis, com pot ser l’espanyol, reaccionen i es defenen contra el secessionisme i la prepotència; volem dir la prepotència de voler fer-ho unilateralment.

            Els assajos de promoció de la llengua, ara mateix, han provocat l’efecte contrari. A la Comunitat Valenciana, antic Regne, on a banda dels pro catalanistes, els valencians practicants i convençuts, cadascú parla; els primers segons els filòlegs partidaris de la llengua única i les seues variants; els altres, segons una tradició secular i local; la resta, no practicants, per oposició a l’entelèquia dels Països Catalans, la rebutgen. Sempre havien aplaudit el valencià per oposició al català. Ara la veuen com cosa hostil i la resta dels espanyols, evidentment hi ha de tot, els menys tolerants troben els arguments per a rebutjar-la. I allò és cosa lamentable; les llengües són vehicles de comunicació i de cultura, no ofenen per si mateixa i no tenen la culpa de rés.

            Han aconseguit que molts reivindiquen curiosament, com a la comunitat flamenca, amfitriona d’en Puigdemont, el no coneixement d’una llengua quan la reivindicació hauria de esser sempre en positiu: el coneixement, mai la ignorància. Aquest ha sigut també un dels efectes col·laterals aconseguit.

            Enhorabona Separatistes!

            Joan Perfavor