ROMANCE DE LA REINA MERCEDES (I PARTE)

ROMANCE DE LA REINA MERCEDES (I PARTE)

Este artículo lo publiqué en francés en este mismo medio el 25 de junio de 2013. Recientemente me han pedido que lo traduzca al español.

Una Reina

MARIA-DE-LAS-MERCEDES-WEBMaría de las Mercedes de Orléans (Madrid 24 de junio de 1860 – Madrid 26 de Junio de 1878)

Hija de Antoine de Orleans, duque de Montpensier y de la infanta española Luisa-Fernanda de Borbón, nieta de Luis-Felipe I, rey de Francia y de María-Amelia de Borbón, princesa de las Dos Sicílias (por su padre). Por su madre, nieta del rey Fernando VII de España y de la reina María Cristina de Borbón, princesa de las Dos Sicilias.

Pasa la mayor parte de su infancia en el palacio de San Telmo en Sevilla. Durante el reinado de su tía Isabel II. Después de la revolución contra la reina en 1868, curiosamente financiada por los Montpensier, tienen que abandonar España y se instalan en Paris.

En 1872, se cruz por vez primera con su primo Alfonso, futuro rey de España. Los dos chiquillos se enamoran, en francés queda más glamuroso: tombent amoureux.

En 1874, ella vuelve a España, gracias al golpe de estado del general Arsenio Martínez Campos, que permite restaurar la monarquía. Pero ello tiene un coste para la reina; tiene que abdicar a favor de su hijo Alfonso, reconocido por los monárquicos constitucionalistas como Alfonso XII de España.

María de las Mercedes se reinstala con su familia en el palacio de San Telmo en Sevilla. El rey, a la edad de 19 años, manifiesta su voluntad de casarse con su prima María de las Mercedes de 16 años. A pesar de la oposición tanto de la familia, como del gobierno, el rey testarudo como era y apoyado por el pueblo español, cautivado por su futura reina sevillana, cuyos cabellos eran tan negros como las noches de Andalucía, lo consigue.

Finalmente la boda tiene lugar en 1878. Se instalan, por supuesto en Madrid. La felicidad no dura más que cinco meses. Dos días después de su decimoctavo aniversario, la pasión todavía presente, muere por enfermedad. Tifus o tuberculosis. Inconsolable, su real esposo la acompaña hasta el final.

La joven reina fue enterrada, primero, en una capilla del monasterio del escorial ya que la zona llamada del Panteón de Reyes estaba reservada a las reinas que habían tenido descendencia. Hay deseos, incluso de reyes, que tardan más de un siglo en cumplirse. Así en noviembre de 2000, los restos de la soberana son trasladados a la catedral de la Almudena de  Madrid. Ella había cedido terrenos para su construcción; el rey manifestó ese deseo para sentirla más próxima.

Un Rey.

ALFONSO-XII-WEBAlfonso XII de España, nació en Madrid el 28 de noviembre de 1857. Hijo de la reina Isabel II y sea del marido de la reina d. Francisco de Asís de Borbón, sea de un capitán de Ingenieros, amigo de su madre, cuyo nombre se omite. Apodado el Pacificador, es nombrado Príncipe de Asturias desde su nacimiento.

La revolución de 1868 condujo a toda la monarquía de España al exilio. Sus padres se instalan por separado en Paris. Gracias a este incidente, él fue el primer monarca español que se educa en colegios y centros militares europeos. Conoció el Colegio Stanislas de Paris, la Academia Pública de Ginebra, la Academia Teresiana de Viena y la Academia militar de Sandhurst en Gran Bretaña.

En el exilio conoce a su prima María de  las Mercedes. Como se ha dicho, queda inconsolable tras su muerte, pero sus obligaciones dinásticas le mueven a contraer un nuevo matrimonio para proporcionar al país de un heredero. El matrimonio con María Cristina de Hasburgo-Lorena le aporta tres herederos. Fiel a la tradición monárquica, estos tiernos acontecimientos, no le impiden perseguir otras mujeres. Así, la contralto Elena Sanz, por su parte, aporta dos hijos ilegítimos.

El rey muere de tuberculosis el 25 de noviembre de 1885.

La Trinidad

Tres substancias en una, tres personas, pilares del mayor edificio de la creación musical de los años cuarenta en España.

QUINTERO-LEON-QUIROGA-WEBEn efecto, la marca Quintero, León y Quiroga es responsable de aproximadamente 5.000 canciones. Antonio Quintero, dramaturgo, escribía los sainetes de los espectáculos. Coordinaba también la parte teatral de las canciones en colaboración con Rafael de León. Éste era el poeta. De su pluma salieron las más bellas letras de la canción popular española de la época. Finalmente, Manuel López-Quiroga, conocido como Maestro Quiroga, músico genial fue el autor de la música de todas las canciones.

Si ustedes, amables lectores, me permiten, sea por debilidad, sea por amor a la literatura, destacaremos el perfil de Rafael de León. Solo unas pinceladas ligeras sobre su biografía y su obra.

RAFAEL-DE-LEON-WEBRafael de León y Arias Saavedra, nació el 6 de febrero de 1908 en Sevilla en la misma calle en que, 34 años antes, naciera Manuel Machado, poeta, no tan famoso como su hermano Antonio. Esta coincidencia no será gratuita. Fue el primogénito de la pareja de José y María Justa, condes de Gómara. El joven aristócrata fue escolarizado en 1916 en un internado en El Puerto de Santa María donde conoció a Rafael Alberti. Tras otros colegios, en 1926, en la Universidad de granada, comienza sus estudios de derecho. Allí conoció a García Lorca.

Ningún dato nos asegura que ejerciera la profesión, pero se contentaba, fiel a los hábitos aristocráticos, en dilapidar las generosas aportaciones familiares. En efecto, tras la caída de la monarquía y la llegada de la república, a la que nuestro joven aristócrata no es hostil, se le ve con asiduidad asistir a los cafés cantantes y teatros de variedades de Sevilla. En este ambiente conoce al popular letrista Antonio García Padilla, apodado Kola, padre de quien sería la muy célebre  actriz y cantante Carmen Sevilla. Comienzan una colaboración y firman algunas canciones que fueron bastante conocidas. Según Antonio Burgos, escritor y periodista, que domina el mundo de la Copla y sus ambientes, Kola no llegaba al talento de Rafael de León, pero éste consentía a tal unión, porque de su mano tenía acceso a todo este mundillo de creación artística, en principio vedada a un aristócrata.

Durante se servicio militar en un regimiento de Sevilla, conoce, cuando actuaba en el teatro Lope de Vega, a la más grande de las intérpretes de la canción andaluza-española, Concha Piquer. Este género musical pasaría se convertiría en el llamado: la Copla. Muchas de sus canciones fueron escritas para ella.

Pero vayamos poco a poco. En 1932, nuestro joven poeta influenciado por el Maestro Quiroga se muda a Madrid, donde junto a Antonio Quintero forman el tándem de referencia de la canción española de esos años. Pero todavía hay acontecimientos venideros.

Eb 1936 estalla la guerra civil que sorprende a León en Barcelona. Los republicanos lo encarcelan como ocurría con los toreros, las folclóricas bajo sospecha, sea de monárquicos, sea de derechistas. Argumenta su amistad con célebres poetas republicanos, tales que: León Felipe, Federico García Lorca, Antonio Machado… Es liberado.

Las Cancioncillas de la triada prodigiosa, cantadas por las primeras figuras del país obtienen un rápido éxito. El pueblo las hace suyas. Las mujeres las cantan mientras hacen las faenas. Esas historias de hombres valientes que arriesgan sus vidas sobre la arena ardiente de la plazas, con el corazón atormentado por esa mujer orgullosa que ha preferido las atenciones de un señorito; esas historias de leales mujeres traicionadas por hombres que buscan otras aventuras…, encuentran la tierra idónea donde germinar.

El régimen de Franco, tiene al alcance de la mano un género netamente español que en un país de puertas cerradas se nutre de sí mismo. Se hace bandera de ese estilo. Y bajo el signo de la hispanidad se abre las fronteras a músicas de los países hermanos de América. Así se instalan el bolero, el tango, el son de Cuba, los valses peruanos, las rancheras mejicanas…

Pero al fin,  el concepto de Copla supone un intento de definir un estilos proprio que si bien con fuerte contaminación andaluza y de los palos del flamenco, tiene por vocación, apartarse de los ritmos americanos; un producto, como se ha dicho, netamente español.

Durante más de 20 años, las canciones de la tríada inmortal, interpretadas por las mejores voces, han sido el  sostén y el alimento de una España, devastada por la guerra.

Los tiempos cambian y  a partir de los años sesenta, caen moderadamente las barreras culturales y otros ritmos de Europa y de los Estados Unidos nos invaden. Los jóvenes y las élites culturales desprecian totalmente la Copla, a causa del  sostén que le proporcionó el régimen. Sus letristas y poetas son condenados al olvido.

Con la llegada de la democracia, este fenómeno aumenta; se asocia esas músicas con un periodo oscuro de nuestra historia, sin reconocer que aquellas canciones populares, en verdad nada pretenciosas, un poco ligeras,  fueron el sol, la luz;  flores supervivientes  en un jardín devastado.

Rafael de León, en opinión de Antonio Burgos, pertenece por derecho propio a la Generación del 27, pero jamás se le ha incluido en ninguna de esas listas. Ningún otro poeta ha sido tan recitado ni tan cantado como él. Y solamente, cuando la poesía o  la canción, el pueblo la hace suya, la reconoce hecha de la misma materia que el mismo pueblo, académicos de salón aparte, se hace inmortal y nos impregna.

El Morocho del Abasto.

(Continuará)

Fuentes consultadas, para Rafael de León: Textos de Antonio Burgos, escritor, poeta y erudito de la copla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>