Els darrers Virreis de Catalunya

            Els darrers Virreis de Catalunya

ELS-DARRERS-VIRREIS-WEB

            Molt sovint, especialment des del desafiament independentista d’una part, prou nombrosa cert, però d’una part dels ciutadans de Catalunya, regió autònoma espanyola, s’escolten, s’escriuen i es lligen frases del tipus:

            És que Espanya… Afegiu tots els complements que vullgau. Casi sempre plens de menyspreu; ofensius, encara que ofès més el que pot que el que vol; inclús diria que de vegades paternalistes, com si volgueren dir: els pobres espanyols, en la seua petitesa, no poden comprendre les nostres mires.

            D’esta mena pretenen establir que la resta d’Espanya, a la qual no volen pertànyer, però pertanyen, fora una entelèquia que no va amb ells. És per afegidura un intent de simplificar i de prendre com a cosa unitària la resta del poble espanyol, d’assenyalar l’enemic, sense pensar que eixa resta del poble espanyol és també: valenciana, murciana, andalusa, extremenya, castellanolleonesa, galega, asturiana, càntabra, basca, navarresa,  aragonesa, de la Rioja, castellanomanxega, madrilenya, canària, de Ceuta, de Melilla i, ho sent molt, mallorquins. També hi ha catalans d’origen.

            Mes ara anem a analitzar els que s’han  quedat confinats de grat o per força o simplement per eixes coses de la vida dins del territori autònom de Catalunya. Mes abans, em permetran una xicoteta anècdota. Quan este escriptor de secà va fer la mili, primer a Vitória, després a Logronyo, durant el període d’instrucció tots el reclutes teníem una matrícula que escomençava, com els cotxes de l’època, amb la inicial de la província de procedència. Així, els que venien de Barcelona començaven per la lletra B. I me’n vaig adonar, innocent que era un als vint anys, que  un altíssim percentatge de reclutes amb matrícula B eren andalusos. Com als Veremadors de Serrat hi ha gent de l’Aragó, d’África i del Sud i de totes les províncies espanyoles.

            Per tant esser català d’una manera excloent no és, sense dubte, una aspiració generosa. Considerar-se català renunciant a la condició d’espanyol a la que sols per la naixença es té dret, pareix, a primera vista, una renúncia empobridora. És clar que aquesta afirmació darrera no deixa de ser una opinió.

            Mes anem al fons de l’article. Aquest procés anomenat el Procés, tan negligentment conduit, d’una mena tan prepotent, amenaçant amb opcions de declaracions unilaterals d’independència, oblidant l’article I de la Constitució Espanyola que en el seu apartat segon estableix  que la sobirania nacional resideix en el Poble Espanyol del qual emanen els poders de l’Estat… Aquest és el principi, sense el qual no es comprèn el nostre  estat democràtic, puix és el principi de tot.

            Puix bé, front esta pèrdua de seny, l’Estat ha tingut que reaccionar per a protegir-se, per a protegir-nos, per a protegir-vos. Potser no de la mena més imaginativa. S’ha exercit el dret contemplat a la Constitució.

            Front això, els catalans considerats independentistes encapçalats pels seus capdills s’han constituït en víctimes, també de manera unilateral, vessant tota mena d’acusacions en contra d’Espanya, eixe Estat Opressor.

            I la pregunta clau que sorgeix és: Eixa comunitat que s’atreveix a blasmar la conducta d’Espanya, perquè no fan al·lusió  als governants espanyols, no; ¡blasmen la conducta d’Espanya!  ¿Ha observat sempre una conducta exemplar? No direm res contra el poble català, perquè els pobles tenen somnis, mes els governants, tot i tenint somnis, deuen per mandat imperatiu fer acomplir la llei i no embarcar als seus administrats en fraus emocionals. Per tant anem a fer una evocació dels seus governants, els darrers Virreis de Catalunya.

 1-JORDI-PUJOL-CARBONCILLO-WEB           1. Jordi Pujol, el Molt Innombrable.

            Realment és l’únic del quintet a merèixer el tractament de Virrei. Va governar el seu “Principat” com un capdill de l’antiguitat clàssica. La seua ombra s’estenia per tot el territori i més enllà. No tenia cap problema en pactar amb l’esquerra o amb la dreta en tal de “possibilitar” la governabilitat del que anomenaven l’Estat Espanyol, ara simplement, Espanya.

            Durant el seu virregnat, tots pensàvem que a Catalunya no hi havia corrupteles grosses del tipus de ficar la mà dins del caixó, si no fos per una petita indiscreció d’En Maragall i el famós 3%.

            Se’l va exonerar del cas Banca Catalana. Desprès d’allò i restablida als tribunals la seua “honorabilitat” el vam sentir dir en les entrevistes que la seua implicació en el projecte de Banca Catalana, va ser realment una mena de fer país. Ara sospitem que aleshores el que ja estava fent era casa.

            Els espanyols, per tradició, hem tingut tendència a perdonar en lleugeresa els robatoris dels polítics si les coses funcionen més o menys bé. Ara, que les coses funcionen més o menys mal, hem despertat d’aquella letargia complaent.

            Aquest escriptor no té coneixements financers, però pot ser algú puga avaluar si amb tota la fortuna aconseguida irregularment pel Molt, ¿hauria prou per a pagar, ara que les pensions són notícia, les pensions d’un any de tots els pensionistes catalans?

            Quan estem davant d’un gran estadista, no negarem que ell en fou, ens queda el dubte de ¿si el fet de distraure fons del ciutadans, anul·la la tasca feta en un govern que fou pròsper?

            Prou sovint, per tot arreu, des de fora i des de dins de Catalunya, sorgeix la qüestió de ¿com és possible que havent-se demostrat tal nombre de corruptes dins de les files del PP, la gent continua votant-los. Ací tenim un exemple comparable: malgrat Pujol, pare del nacionalisme català; virrei de Catalunya…, la gent continua votant nacionalista. I ara, més radical encara; nacionalista separatista. Cadascú és presoner de les seues contradiccions.

2-PASQUAL-MARAGALL-FOTOCOPIA-WEB            2. Pasqual Maragall. L’home que botava al balcó.

            Pasqual Maragall, nét de Joan Maragall, aquell poeta sensible que ficava pomes al calaix on la seua amiga literària guardava la roba de festa, fou un gran batlle de Barcelona. Entre 1982 i 1997. La seua gesta més evocada fou aconseguir els Jocs Olímpics per a Barcelona i per a Espanya. Fou l’escenificació de l’alegria més sentida que mai s’ha vist a un polític. Després de deixar la batllia el van rescatar de Roma per a rompre el virreinat del Molt. I el va aconseguir. Estigué a la Presidència de la Generalitat de Catalunya durant tres anys.

            Però el més important ja l’havia fet a l’alcaldia. Creguem que fou un home honest, amb frases inspirades com quan l’hi va respondre a Artur Mas, hereu de Pujol quan hi hagué la catàstrofe al metro del Carmel: Vostès tenen un problema i aquest problema es diu 3%. (Referència a les comissions que “presumptament” cobrava CIU per la concessió del metro).

           4-JOSE-MONTILLA-FOTOCOPIA-WEB 3. José Montilla. L’home Tranquil.

            Havíem pensat  anomenar-ho El Breu, mes consultada l’hemeroteca ens hem assabentat que va estar al càrrec de 2006 a 2010. No podem dir res d’ell ni de bo ni de dolent, només significar que ens va produir una certa simpatia que fos el primer president xarnego. Pareixia un bon presagi, mes…

   4. Artur Mas. Pren la Bandera i corre.

ARTUR-MAS-FOTOCOPIA-WEB

         D’en Artur, no podem dir molt. És un noi elegant, educat, coquetó. No et quedaries tranquil si un dia el trobes parlant a soles amb ta dona. Es va trobar amb la bandera de l’independentisme en la mà i no pogué més que córrer amb ella. Eixa “fatalitat” no l’hi exonera de la gravetat del fet d’iniciar un Procés fraudulent.

       

             

  5. Carles Puigdemont. El Fugitiu.5-PUIGDEMONT-WEB

            Aquet curiós personatge, exalcalde de Girona de 2011 a 2016, fou introduït pel llavors president en funcions Artur Mas i el van investir President de la Generalitat de Catalunya. Suggerim Als mitjans de comunicació que quan anomenen la Generalitat, si fan referència a la de Catalunya, afegeixen efectivament aquet “cognom”, perquè hi una altra Generalitat; la de València.

            Tornant al expresident Puigdemont, aquest si, podríem dir-li El Breu, cessat a finals del 2017 per la digam-ne “Presumpta declaració Unilateral d’Independència”, és un fugitiu de la justícia acusat de rebel·lió i de malversació. A l’hora de publicar aquest article sabem que ha sigut apressat per la policia alemanya en territori alemany.

            No es pot negar que és un home preparat, periodista de formació, i especialitzat en tecnologies de la informació i en xarxes socials que domina magistralment. A més a més, parla fluid pareix ésser: espanyol, català, anglès, francès i romanès. Aquesta habilitat lingüística l’ha permès malmetre contra Espanya, a tot aquell que l’haja volgut escoltar en diferents llengües i en diferents furs.

            Ha fugit, sota pretext vergonyós de “lluitar a l’exili” abandonant els seus còmplices que sí han tingut de respondre de la seua complicitat. A la mena d’un Ruiz Mateos catalanista escenifica per tot arreu el seu victimisme. Perseguit per un Estat Opressor: Espanya. S’arroga el dret que no li pertany de parlar en nom de tots els catalans. Té molts seguidors, no el neguem, el que passa és que fora dels seus corifeus i dels curiosos amfitrions, els flamencs, ningú el pren seriosament.

            Però aquests estirabots, serien per a riure si no tinguessin aparellada la gravetat que tenen. És clar que ell no és l’independentisme, mes és el seu abanderat màxim. Els que recolzen el Procés fraudulent no volgueren adonar-se de la gran manifestació cívica sota el lema: Recuperem el Seny. Esta actitud ha provocat conseqüències gravíssimes, pot ser irreversibles com: fugida d’empreses de a muntó, empobriment, pèrdua de faena i una gran regressió de la llengua.

            En efecte, la llengua catalana i per contagi la llengua valenciana han sofert una regressió importat.

            Conclusions.

            Els pobles tenen somnis. I tenen el dret de lluitar per ells. Els governants han de ser sensibles i fer el possible per aconseguir-ho. Dins de la llei. I si la llei ho impedeix, mes contempla protocols per  a canviar-la, és ahí on es medeix la imaginació dels governants. No és vendre fum! No és aprofundir en la il·legalitat, desobeint el seu mandat. Desobeir la Constitució i el seu Estatut d’Autonomia. No és emparant-se en una majoria  ximple, segrestar la voluntat del Parlament. No!

            A més, el somni independentista no és el del Poble de Catalunya. És el d’una part, prou nombrosa cert, però insuficient. Una segregació no es pot plantejar des de una relació quasi paritària: 49% Sí, 51% No. En tot cas hauria d’ésser un clamor, referendat al menys per tres quarts de la població.

            Des del Independentisme  s’ha acusat al govern Rajoy de no ser sensible a la voluntat de Independència de una part dels catalans i assimilats. Cert. Mes des del Independentisme no s’ha sabut ni volgut explicar a la resta dels espanyols, necessària per aprovar les seues vel·leïtats independentistes. Aleshores els pobles que han perdut els somnis, com pot ser l’espanyol, reaccionen i es defenen contra el secessionisme i la prepotència; volem dir la prepotència de voler fer-ho unilateralment.

            Els assajos de promoció de la llengua, ara mateix, han provocat l’efecte contrari. A la Comunitat Valenciana, antic Regne, on a banda dels pro catalanistes, els valencians practicants i convençuts, cadascú parla; els primers segons els filòlegs partidaris de la llengua única i les seues variants; els altres, segons una tradició secular i local; la resta, no practicants, per oposició a l’entelèquia dels Països Catalans, la rebutgen. Sempre havien aplaudit el valencià per oposició al català. Ara la veuen com cosa hostil i la resta dels espanyols, evidentment hi ha de tot, els menys tolerants troben els arguments per a rebutjar-la. I allò és cosa lamentable; les llengües són vehicles de comunicació i de cultura, no ofenen per si mateixa i no tenen la culpa de rés.

            Han aconseguit que molts reivindiquen curiosament, com a la comunitat flamenca, amfitriona d’en Puigdemont, el no coneixement d’una llengua quan la reivindicació hauria de esser sempre en positiu: el coneixement, mai la ignorància. Aquest ha sigut també un dels efectes col·laterals aconseguit.

            Enhorabona Separatistes!

            Joan Perfavor

 

           

 

SOBRE CAMPAÑAS PUBLICITARIAS FARIÑA Y CUENTOS ARQUITECTONICOS.

            SOBRE CAMPAÑAS PUBLICITARIAS
            FARIÑA Y CUENTOS ARQUITECTONICOS.

 

Hay prestaciones en la vida que se consideran  proporcionales a los méritos o importancia de cada cual. ¿Será así también con las campañas publicitarias?.

FARIÑA-PEQUEÑOVeamos,  el señor Nacho Carretero, a quien no tenía el placer de conocer , como él a mí tampoco, aun no siendo tan insultantemente joven, de rebote y deduzco que a su pesar, se ha beneficiado de una inmensa campaña publicitaria,  como reacción al secuestro judicial de su obra Fariña. Y no es este escribidor, mucho más modesto que el anterior, quien se alegre del secuestro de un libro. Esos tiempos, los creía ya superados. Nuestro refranero, pozo de sabiduría, ya tenía tipificado ese fenómeno: No hay mal que por bien no venga. Siempre pensé que ese refrán estaba mal enunciado, pues lo veo así: No hay bien que por mal no venga, pero bueno, quizás sufro de cierta dislexia en el razonamiento.

PORTADA-COLOR-VERDADERO-WEBTras la rabia inicial, deduzco, ha salido con bien del caso. ¡Muy bien! También la editorial, los responsables de la serie  televisiva, etcétera. Tan solo la juez, aquí también deduzco, no ha salido bien parada. No me he entretenido en buscar comentarios, pero a buen seguro le habrá caído de todo.

Pero no nos desviemos; me he interesado por el precio de su obra: 18-20 euros en tapa blanda. En tapa dura no lo sé. Tampoco aquí he de objetar nada; un libro por 20 euros se puede considerar caro, por algunos, mas, comparado con otras cosas, en las que no escatimamos, es incluso barato.

Y llegamos al fondo de este artículo: El articulista del País, esta condición la he conocido hoy mismo rebuscando en este patio global e indiscreto que es el mayor buscador del globo, el de la dos oes, ha tenido una campaña publicitaria, repito, sin pretenderlo, eso creo, proporcional a su valía y a su obra se le ha acordado un precio adecuado a su valor; eso creo.

BLANQUITA-WEBEste escribidor tiene su libro Cuentos Arquitectónicos, en el mercado al precio, quizás proporcional a su valía de 9 Euros. Ahora bien, y  aquí me elevo y aventajo al primero: el suyo está en todas las librerías; el mío, tan solo en las más selectas. Y por último, ya totalmente favorecido por alguna diosa desconocida, pero acaso lectora; ha puesto en mi camino a esta maravillosa madrina de mi libro. Véanla:

Manuel Salvador, escribidor de historias.

 

ROMANCE DE LA REINA MERCEDES (I PARTE)

ROMANCE DE LA REINA MERCEDES (I PARTE)

Este artículo lo publiqué en francés en este mismo medio el 25 de junio de 2013. Recientemente me han pedido que lo traduzca al español.

Una Reina

MARIA-DE-LAS-MERCEDES-WEBMaría de las Mercedes de Orléans (Madrid 24 de junio de 1860 – Madrid 26 de Junio de 1878)

Hija de Antoine de Orleans, duque de Montpensier y de la infanta española Luisa-Fernanda de Borbón, nieta de Luis-Felipe I, rey de Francia y de María-Amelia de Borbón, princesa de las Dos Sicílias (por su padre). Por su madre, nieta del rey Fernando VII de España y de la reina María Cristina de Borbón, princesa de las Dos Sicilias.

Pasa la mayor parte de su infancia en el palacio de San Telmo en Sevilla. Durante el reinado de su tía Isabel II. Después de la revolución contra la reina en 1868, curiosamente financiada por los Montpensier, tienen que abandonar España y se instalan en Paris.

En 1872, se cruz por vez primera con su primo Alfonso, futuro rey de España. Los dos chiquillos se enamoran, en francés queda más glamuroso: tombent amoureux.

En 1874, ella vuelve a España, gracias al golpe de estado del general Arsenio Martínez Campos, que permite restaurar la monarquía. Pero ello tiene un coste para la reina; tiene que abdicar a favor de su hijo Alfonso, reconocido por los monárquicos constitucionalistas como Alfonso XII de España.

María de las Mercedes se reinstala con su familia en el palacio de San Telmo en Sevilla. El rey, a la edad de 19 años, manifiesta su voluntad de casarse con su prima María de las Mercedes de 16 años. A pesar de la oposición tanto de la familia, como del gobierno, el rey testarudo como era y apoyado por el pueblo español, cautivado por su futura reina sevillana, cuyos cabellos eran tan negros como las noches de Andalucía, lo consigue.

Finalmente la boda tiene lugar en 1878. Se instalan, por supuesto en Madrid. La felicidad no dura más que cinco meses. Dos días después de su decimoctavo aniversario, la pasión todavía presente, muere por enfermedad. Tifus o tuberculosis. Inconsolable, su real esposo la acompaña hasta el final.

La joven reina fue enterrada, primero, en una capilla del monasterio del escorial ya que la zona llamada del Panteón de Reyes estaba reservada a las reinas que habían tenido descendencia. Hay deseos, incluso de reyes, que tardan más de un siglo en cumplirse. Así en noviembre de 2000, los restos de la soberana son trasladados a la catedral de la Almudena de  Madrid. Ella había cedido terrenos para su construcción; el rey manifestó ese deseo para sentirla más próxima.

Un Rey.

ALFONSO-XII-WEBAlfonso XII de España, nació en Madrid el 28 de noviembre de 1857. Hijo de la reina Isabel II y sea del marido de la reina d. Francisco de Asís de Borbón, sea de un capitán de Ingenieros, amigo de su madre, cuyo nombre se omite. Apodado el Pacificador, es nombrado Príncipe de Asturias desde su nacimiento.

La revolución de 1868 condujo a toda la monarquía de España al exilio. Sus padres se instalan por separado en Paris. Gracias a este incidente, él fue el primer monarca español que se educa en colegios y centros militares europeos. Conoció el Colegio Stanislas de Paris, la Academia Pública de Ginebra, la Academia Teresiana de Viena y la Academia militar de Sandhurst en Gran Bretaña.

En el exilio conoce a su prima María de  las Mercedes. Como se ha dicho, queda inconsolable tras su muerte, pero sus obligaciones dinásticas le mueven a contraer un nuevo matrimonio para proporcionar al país de un heredero. El matrimonio con María Cristina de Hasburgo-Lorena le aporta tres herederos. Fiel a la tradición monárquica, estos tiernos acontecimientos, no le impiden perseguir otras mujeres. Así, la contralto Elena Sanz, por su parte, aporta dos hijos ilegítimos.

El rey muere de tuberculosis el 25 de noviembre de 1885.

La Trinidad

Tres substancias en una, tres personas, pilares del mayor edificio de la creación musical de los años cuarenta en España.

QUINTERO-LEON-QUIROGA-WEBEn efecto, la marca Quintero, León y Quiroga es responsable de aproximadamente 5.000 canciones. Antonio Quintero, dramaturgo, escribía los sainetes de los espectáculos. Coordinaba también la parte teatral de las canciones en colaboración con Rafael de León. Éste era el poeta. De su pluma salieron las más bellas letras de la canción popular española de la época. Finalmente, Manuel López-Quiroga, conocido como Maestro Quiroga, músico genial fue el autor de la música de todas las canciones.

Si ustedes, amables lectores, me permiten, sea por debilidad, sea por amor a la literatura, destacaremos el perfil de Rafael de León. Solo unas pinceladas ligeras sobre su biografía y su obra.

RAFAEL-DE-LEON-WEBRafael de León y Arias Saavedra, nació el 6 de febrero de 1908 en Sevilla en la misma calle en que, 34 años antes, naciera Manuel Machado, poeta, no tan famoso como su hermano Antonio. Esta coincidencia no será gratuita. Fue el primogénito de la pareja de José y María Justa, condes de Gómara. El joven aristócrata fue escolarizado en 1916 en un internado en El Puerto de Santa María donde conoció a Rafael Alberti. Tras otros colegios, en 1926, en la Universidad de granada, comienza sus estudios de derecho. Allí conoció a García Lorca.

Ningún dato nos asegura que ejerciera la profesión, pero se contentaba, fiel a los hábitos aristocráticos, en dilapidar las generosas aportaciones familiares. En efecto, tras la caída de la monarquía y la llegada de la república, a la que nuestro joven aristócrata no es hostil, se le ve con asiduidad asistir a los cafés cantantes y teatros de variedades de Sevilla. En este ambiente conoce al popular letrista Antonio García Padilla, apodado Kola, padre de quien sería la muy célebre  actriz y cantante Carmen Sevilla. Comienzan una colaboración y firman algunas canciones que fueron bastante conocidas. Según Antonio Burgos, escritor y periodista, que domina el mundo de la Copla y sus ambientes, Kola no llegaba al talento de Rafael de León, pero éste consentía a tal unión, porque de su mano tenía acceso a todo este mundillo de creación artística, en principio vedada a un aristócrata.

Durante se servicio militar en un regimiento de Sevilla, conoce, cuando actuaba en el teatro Lope de Vega, a la más grande de las intérpretes de la canción andaluza-española, Concha Piquer. Este género musical pasaría se convertiría en el llamado: la Copla. Muchas de sus canciones fueron escritas para ella.

Pero vayamos poco a poco. En 1932, nuestro joven poeta influenciado por el Maestro Quiroga se muda a Madrid, donde junto a Antonio Quintero forman el tándem de referencia de la canción española de esos años. Pero todavía hay acontecimientos venideros.

Eb 1936 estalla la guerra civil que sorprende a León en Barcelona. Los republicanos lo encarcelan como ocurría con los toreros, las folclóricas bajo sospecha, sea de monárquicos, sea de derechistas. Argumenta su amistad con célebres poetas republicanos, tales que: León Felipe, Federico García Lorca, Antonio Machado… Es liberado.

Las Cancioncillas de la triada prodigiosa, cantadas por las primeras figuras del país obtienen un rápido éxito. El pueblo las hace suyas. Las mujeres las cantan mientras hacen las faenas. Esas historias de hombres valientes que arriesgan sus vidas sobre la arena ardiente de la plazas, con el corazón atormentado por esa mujer orgullosa que ha preferido las atenciones de un señorito; esas historias de leales mujeres traicionadas por hombres que buscan otras aventuras…, encuentran la tierra idónea donde germinar.

El régimen de Franco, tiene al alcance de la mano un género netamente español que en un país de puertas cerradas se nutre de sí mismo. Se hace bandera de ese estilo. Y bajo el signo de la hispanidad se abre las fronteras a músicas de los países hermanos de América. Así se instalan el bolero, el tango, el son de Cuba, los valses peruanos, las rancheras mejicanas…

Pero al fin,  el concepto de Copla supone un intento de definir un estilos proprio que si bien con fuerte contaminación andaluza y de los palos del flamenco, tiene por vocación, apartarse de los ritmos americanos; un producto, como se ha dicho, netamente español.

Durante más de 20 años, las canciones de la tríada inmortal, interpretadas por las mejores voces, han sido el  sostén y el alimento de una España, devastada por la guerra.

Los tiempos cambian y  a partir de los años sesenta, caen moderadamente las barreras culturales y otros ritmos de Europa y de los Estados Unidos nos invaden. Los jóvenes y las élites culturales desprecian totalmente la Copla, a causa del  sostén que le proporcionó el régimen. Sus letristas y poetas son condenados al olvido.

Con la llegada de la democracia, este fenómeno aumenta; se asocia esas músicas con un periodo oscuro de nuestra historia, sin reconocer que aquellas canciones populares, en verdad nada pretenciosas, un poco ligeras,  fueron el sol, la luz;  flores supervivientes  en un jardín devastado.

Rafael de León, en opinión de Antonio Burgos, pertenece por derecho propio a la Generación del 27, pero jamás se le ha incluido en ninguna de esas listas. Ningún otro poeta ha sido tan recitado ni tan cantado como él. Y solamente, cuando la poesía o  la canción, el pueblo la hace suya, la reconoce hecha de la misma materia que el mismo pueblo, académicos de salón aparte, se hace inmortal y nos impregna.

El Morocho del Abasto.

(Continuará)

Fuentes consultadas, para Rafael de León: Textos de Antonio Burgos, escritor, poeta y erudito de la copla

CARLIN-GODELLA, LA DE VICENTE ALIAGA

           

                CARLIN-GODELLA, LA DE VICENTE ALIAGA

CARLIN-3            Cuando se traspasa la puerta vítrea, de apertura automática e hipersensible, lo mejor de todo es que Carlin se queda en el letrero de fuera y se entra en el universo Vicente Aliaga. Los productos son marca del de fuera, pero el trato y la atención son del de dentro.

         En ese interior, Vicente organiza, repone, atiende, hace fotocopias, imprime, formula pedidos, acepta reservas y sin dejar de hacer CARLIN-2todo eso, da conversación a los clientes. Pues ésta es una de las servidumbres de los pueblos; atender las cuitas de los parroquianos.

            En relación al asunto que inspira este artículo, diré que Vicente no es un librero puro, como este escribidor no es un godellense puro. Este mestizaje tiene sus ventajas. Tuve la osadía de ofrecerle en venta un ejemplar de mi libro, Cuentos Arquitectónicos, cuestión que no hubiera procedido con un librero puro. Muy amablemente, me lo compró.

          Continué frecuentando su establecimiento, pues para cada presentación de libro, ya van tres, acudía a imprimir las pruebas para los carteles anunciadores. A veces le acompañaba Inmaculada que se interesaba por la marcha de mi libro. Agradecía, mas no supe ver en ello, el interés de una lectora en ciernes. Los creadores, a veces somos así; centrados en lo nuestro no somos sensibles a lo que nos rodea.

     En una de estas visitas, aceptó el reto de pedir el libro a la distribuidora, cumpliéndose así mi anhelo de tenerlo en situación de proximidad, para mis eventuales lectores y convecinos. Fue un modesto puente para que el comercio local del sector, pudiera ofrecer lo que ya estaban ofreciendo las librerías de la capital.

 CARLIN-1       Tardó algún tiempo en ser servido, por misterios insondables de la distribución, mas finalmente llegó. Fui a visitar a la criatura y  me sorprendió un espacio dedicado a libros mayor del que me esperaba. Entre volúmenes de distinta hechura, en íntima vecindad de Santiago Posteguillo y en proximidad de un tal Javier Sierra que me persigue allá donde voy. Lo mejor de todo es que vino con un pan bajo el brazo, léase un pedido. Y es que Vicente tiene clientas incondicionales. Y ese es mi honor añadido: su clienta será mi lectora.

            No se me ocurre otro final mejor que el de Casablanca: Presiento que este es el principio de una gran amistad.

           El Morocho del Abasto

Quando Lisboa Tremeu

             Quando Lisboa Tremeu

 

  QUANDO-LISBOA-TREMEU.-2          Livro espesso de Domingos Amaral, quase quinhentas páginas que faz uma recriação romanceada sobre o terremoto que assolou Lisboa no dia de Todos os Santos de 1755.  É um romance mais ou menos histórico editado pela Casa das Letras.

            Domingos de Amaral, formado em Economia pela Universidade Católica Portuguesa, antes de ser romancista, foi jornalista. Neste romance, não li outro dele antes, está tudo bem estruturado; pode-se seguir toda a cronologia dos factos perfeitamente. Às vezes, o mesmo facto e interpretado por diferentes personagens que, ao contrário do que acontece noutros romances, cada um não faz uma interpretação diferente dos acontecimentos. Não, não é isso! O que acontece é que cada um se depara com este terrível acontecimento desde um lugar diferente, é o narrador quem faz o relato desde a sua posição, mas completando com o testemunho dos outros.

            O livro não tem nenhum índice, mas está dividido em quatro partes, que não direi, porque o nome delas diz muito da história e não queremos revelar muito, apenas umas pinceladas. Os capítulos não têm nome, mas ao menos têm número, fugindo das horríveis tendências atuais de não pôr nada. Pois tenho saudades daqueles tempos em que os romances tinham nome nos capítulos Há 50 capítulos como as Sombras de Grey. Mas, e isto é maravilhoso; há um epílogo. O epílogo é um recurso precioso quando o autor não sabe bem como fechar a história. Mas sendo bem resolvido é um bom final.

            Como é óbvio numa história de terremotos, tanto mais se é um terrível e com mais abalos, há destruição, há morte, fome, sede… Cada um se esquece de quem é, se um dia teve um bom coração e tudo é uma luta pela sobrevivência. Mas também face à catástrofe, às vezes, do fundo das almas, nascem sentimentos altruístas, corajosos.

            Jamais leio as orelhas de um livro nem a sinopse antes de ler o livro.  Por isso a minha tarefa é um bocado difícil. Tento criar interesse pela obra sem revelar nada importante. O leitor, segundo a minha opinião, tem de chegar virgem ao encontro da história. Não preciso de seguidores; são ideias próprias.

            Mas alguma coisa tenho de dizer. É a história de uma catástrofe, de uma Lisboa que foi e não vai voltar a ser como antes. Há o fanatismo religioso, a crença de um castigo de Deus numa Lisboa religiosa e fanática, até mesmo o rei D. José é influenciado pelo seu confessor. Mas também há a visão cética de um inglês, a coragem de um rapaz, as provocações de uma escrava preta, paradoxalmente a única criatura livre do romance. Mas nomeadamente é a história de dois homens prisioneiros e uma rapariga bonita, desesperada na prisão da Inquisição, que esse dia vai ser queimado na fogueira. E estas pessoas encontram a chance de liberdade no meio de esse cataclismo.

            Para concluir, gostaria de dizer que é um romance muito português, porque o pior de todos, o mau de fita é um espanhol chamado o Cão Negro. E os bandidos piores, a sua gangue.

            Parece ser que os nossos queridos vizinhos, ainda têm de expulsar algum demónio.

            Manuel de Portugal.

BURJASSOT-GODELLA Viaje Sentimental en el Presente Evocando el Pasado.

                                                BURJASSOT-GODELLA
PLANO-GUIA-1-5000-webViaje Sentimental en el Presente Evocando el Pasado.

            De entre todas las definiciones posibles, etiquetas que a uno le ponen, cuando, tras el campamento, me incorporé a mi destino en el servicio militar. Preguntado sobre mi origen, ¿de dónde venía, de dónde era?, se me ocurrió la respuesta: valenciano de Teruel. El interlocutor, aragonés de pro, esperaba, hallándonos ambos en tierra extraña, una reafirmación de mi nacimiento. Mas no y lo que en aquel tiempo no fue más que una afirmación ocurrente, ganas de ser original; ha ido instalándose y estovando mi ánimo. Un servidor se considera orillero: no es del norte ni del sur y de los dos a la vez. Es español y razonablemente europeo y americano por la lengua común. Hay otra América; la del Norte.

            Atendiendo a mi parte valenciana, habiendo morado en Godella, Burjassot y de nuevo en Godella, se me ocurrió, como postura estética definirme godellense, por aquello de que mantenía pura la identidad de pueblo, frente a un Burjassot más transformado. Pero las posturas estéticas ceden ante el sentimiento íntimo. Así éste, el orillerismo, reclamó su protagonismo, copiando la etiqueta de la estación del trenet del mismo nombre: Burjassot-Godella.

  1. A.   Godella

22+26+20-SOMBRA-6-ADAPTADO

              Este escribidor, asentado en Godella, se asoma a la puerta de casa y su visual se recrea, a izquierda y derecha con las casas, no es exagerado decir solariegas, de la calle Mayor, algunas pequeños palacetes, verdadera milla de oro de la arquitectura local. Casi enfrente, sobre una plataforma elevada, el Ayuntamiento y al fondo de la misma, la Iglesia de San Bartolomé, perturban recordando la condición vulnerable del administrado; la inmediatez del castigo terrenal y la eventualidad del divino. Ya  que estoy en la puerta, sin decírselo a mis conciudadanos, no sea que algún exaltado quisiera afearme la conducta, me dirijo hacia Burjassot.

            Remonto la callejuela, prolongación de la rotulada, Músico José Caballer, que en los días de gota fría se convierte en un torrente de aguas bravas y me cruzo con una vecina. Ésta viene con su carrito de la compra, del otro pueblo, hacia el que me dirijo. Me lanza una mirada cómplice con su buenos días. Se me ocurre una similitud, quizás nada ajustada, entre la Rive Gauche y la Rive Droite de París. Así la Rive Gauche, Godella, sería la orilla de los colegios, de los cafés y de los restaurantes, a los que acuden o acudían los más progres  de la otra orilla y la Rive Droite, Burjassot, la del comercio a la que acudían los de Godella cuando nadie los veía. Esto no deja de ser una simplificación, pero es una pequeña perversión que ameniza mi camino.

  HOJA-1-WEB          1. Llego a la esquina con Salvador Giner. Allí un exquisito peluquero de pueblo, el Rafelo,  se esmeraba con las cabezas de su clientela. Le sobreviven dos hijas fumadoras.

            2. Alcanzo la intersección con Tenor Alonso, donde se asentaba la bodega-vivienda Pedralbino. Me paro y evoco la sensación de calor y bienestar que iniciáticas libaciones de vinos abocados a razón de 3 o de 5 pesetas, según los centilitros, provocaba en jóvenes estudiantes, cuando el vino formaba parte de la dieta y no estaba demonizado, ni se pedía carnet para su degustación. De esta institución de servicio permanente, se cayó el uso de bodega, para ser ahora una discreta vivienda.

            3. Godella tiene algo de colinas de San Francisco, otra asociación que se me ocurre en mi remontada. Arribo ante lo que fue una zapatería. Del balcón del piso colgaba un zapato inmenso, que el niño que fui asociaba con los habitantes del País de los Gigantes de Gulliver. Con mi hermano acudí, antes de la muerte del dictador, a comprarme una Chirucas, a la sazón botas de suela de goma gruesa y cuerpo de loneta; eran las del montañero pobre. Le propuse una carrera y siendo él menor, tanto me pesaban los pies que me ganó.

            4. La que fue Papelería Salas. El señor Salas, hombre que con el paso del tiempo definí como librepensador, regentaba siempre con un guardapolvo azul; así lo recuerdo. Y los tinterillos Pelikan, cuya tinta olía como sólo olía la Pelikan, combustible para las ideas y los sueños.

            5. Llegamos y aquí hemos coronado la colina, al Carrer Ample, que emergiendo de la angostura, se entiende acertado el nombre. En la esquina derecha, según se asciende, una moderna construcción ha borrado incluso, casi del recuerdo, lo que fuera el negocio de los padres de Apa, el cantor de Estil valencià con florituras flamencas acaso mamadas de su madre andaluza. El último uso que recuerdo del negocio fue el de sellado de quinielas y apuestas.

            6. Contigua, la que fuera Peluquería Francés, que todo el mundo conocía como Ca Agustinet. Agustín Francés, Agustinet, que de joven fue púgil, estaba especialmente dotado para la oratoria, sin que por ello las tijeras dejaran de hablar. Con memorables pausas, por supuesto. Le ha sucedido su hija Pilar de notables condiciones para el oficio.

            7. Atisbamos, sin acercarnos, en la acera opuesta del Carrer Ample, la carpintería Durà, donde acudía para transformar en madera mis primeros diseños.

            8. Cruzamos esta vía ancha y todavía por la Calle del Músico Caballer, que sigue teniendo estrechura de callejón, en la esquina con la del Pintor Pinazo, encontramos la que fue Papelería Pinazo, después Librería Pinazo y ahora local desolado por cierre. Una librería que se cierra es una pérdida que asociamos a la de un ser querido.

            8bis. Tras unos metros y en la acera de la derecha aun creo ver al señor Trenco, titular de la droguería de igual nombre, sirviéndome por incolora, una crema de calzado blanca. Nunca tuve unos zapatos de ese color, por eso aún la conservo.

            Llegamos a la calle Divisoria, otro nombre bien acertado. Una vía que separa los dos términos. En realidad, recibe ese nombre en la acera de Burjassot, mientras que en la de Godella se llama Pirotecnia Caballer. Si la tomamos hacia la izquierda, peina la plaza del Dr. Valls, donde comienza el barrio que ha permanecido en la memoria popular como Les Coves, por la razón de que los edificios de esa zona se asientan sobre lo que fueron cuevas-vivienda. Estamos todavía en Godella y una de las calles que lo conforman, la llamada de Burjassot, que desemboca en la mentada Divisoria, fue el primer destino de este valenciano de Teruel. El orillerismo se estaba forjando.

            9. Seguimos en la esquina izquierda donde se asentaba la tienda de comestibles de la Tía Pepa. Cruzando la calle ya estaríamos en Burjassot, pero permanecemos en esta esquina a la que le hemos tomado querencia y observamos que a partir de ahí el paisaje urbano cambia radical. Se abandonan las casas bajas de un piso, dos máximo y se abre la Avenida de Ausias March.

CROMOS

     

 HOJA-2-web           B. Burjassot-Godella.

            Hemos cruzado. Ya estamos en Burjassot. Edificios a caballo entre los sesenta y los setenta de varias alturas nos reciben. Viviendas impersonales que ganaron en altura para recibir la fuerte inmigración coexisten con algunas casas bajas más antiguas.

            Antes de ser repatriado de la diáspora de españoles por Europa que supuso la emigración de los años sesenta, en alguna de las vacaciones en que se acostumbraba a realizar el Vía Crucis de visitas familiares, el narrador recuerda que hasta aquí llegaban las vías de un tranvía a la antigua, es decir compartiendo calzada con los escasos vehículos, que ya no circulaba. Pero las vías aún permanecieron unos años. Una máquina había soltado, un poco antes, los vagones que trajera desde Valencia y con un hábil cambio de agujas y de vía, tomaba aquellos que había de llevarse de nuevo hacia Valencia. Y el viaje se reiniciaba, repetición de los anteriores como metáfora de los ciclos de la vida.

            10. El kiosco de Michel, un francés que se asentó en el barrio hace treinta años, cuatro estuvo en otro emplazamiento, se asienta, después de veintiséis en el bajo que fuera el de los comestibles de Esmeraldita. Comparte decanato de los comerciantes del barrio con quién después nos ocuparemos.

            11. A continuación el Bar Emilio, cuya fachada denota abandono, derrota y sufrimiento, habla por sí sola de la caída que sufrió este populoso establecimiento. Sin embargo es más fuerte el recuerdo de aquel coloso Emilio que tanto intimidaba al muchacho que comenzaba a aficionarse a los ambientes de café y sobre todo los memorables champiñones a la plancha que, sin razón lógica para ello, asocio con otros memorables de la Calle Laurel de Logroño.

            Incluimos en éste epígrafe y contiguo a él, el horno de Lolín o Loli, industriosa mujer que oficiaba siembre animosa. Nunca descifré el enigma de porqué un horno vendía huevos y yogurts, cuando los Danones de cristal eran los únicos que se veían.

            11bis. Siguiendo por la misma acera a la altura del número 71, si cierro los ojos, oigo el izado de persiana, que mi amiga Isabel me recuerda, que aún después de varios años cerrada la Paquetería Maribel, tenía que realizar al volver a casa a ciertas horas de esas que llamaban intempestivas.

            12. Dos casas más abajo, pues estamos descendiendo la colina que antes habíamos coronado, arribamos al decano de los locales de la calle; los Talleres Auge de Felipe. Este mecánico autodidacta tuvo el dudoso honor de estrenarse en su actividad “metiéndole mano” a mi Renault 4 amarillo. Aún después de 30 años, ambos lo recordamos.

            13. llegamos a la intersección con la calle Vista-Alegre donde aún se mantiene en pie, aunque muchos años cerrado, el edificio de Telefónica. Allí acudíamos algunos mozalbetes acompañando al hijo de un empleado, cuando sin vigilancia invadíamos el, para la época, tan tecnológico lugar.

            14. Justo enfrente, en la acera izquierda, dos locales vecinos con desigual fortuna. Primero la desaparecida Ferretería Díaz, familia de tan grandes profesionales como grandes fumadores, ahora convertida en peluquería. A continuación la farmacia que mantuvo durante lustros su cruz verde en la esquina antes de mudarse, calle Vista Alegre abajo hasta la carretera de Bétera, muestra ahora la tristeza de su persiana bajada.

            15. Volviendo al edificio de la Telefónica, cruzamos Vista Alegre y llegamos a la esquina del Bar Avenida, hoy después de muchos años, comercio de alimentación, Súper Tauro. Este cambio de denominación no ha implicado cambio de titularidad. Allí, el aperitivo estrella para la muchachada, siempre escasa de peculio, era a cambio de 27 pesetas y así recitado: una de morro y una Peksi; no es error como se ha escrito: P-E-K-S-I. Algunos preferíamos sustituir la “Peksi” por una caña, con lo que aún nos resultaba dos pesetillas más barato. ¿Cómo se pretende así acabar con las libaciones etílicas?

      HOJA-3-web      16. Admiramos algo más abajo, en la acera opuesta, una casa tradicional, muy bien conservada, casa de acomodados veraneantes venidos de la “lejana” Valencia. Sólo un momento, para admirar esta construcción superviviente de tiempos ya perdidos.

            17. Colina abajo, tornando a la acera derecha, donde la vía que llevamos se une con la carretera de Bétera, formando como en la yunta de dos ríos un delta, se levanta un edificio, algo más pretencioso que el resto de los de la década de los setenta, donde se instala Muebles Núñez, que ha podido sobrevivir hasta la fecha en que se redactan estas líneas.
Dentro de este solar-delta ha quedado, en la punta, una plazoleta con árbol en súper-alcorque en el centro, banquito para reposarse y como elemento superviviente de usos periclitados, un ejemplar de cabina telefónica, modelo templete abierto. Es el punto en que confluye la mentada Carretera de Bétera, que en ese tramo se llama Calle de Lauri Volpi, en honor a don Giaccomo, tenor italiano que tuvo el detalle de instalarse, junto a su amada María Ros, soprano alicantina, en un palacete todavía en pie, a escasos 50 metros.

            18. Después de la confluencia, la vía resultante mantiene el nombre de Ausias March. Sin detener nuestro paseo, admiramos un buen exponente de adaptación de un edificio fabril, antigua fábrica de telares de seda, a uso vivienda y bajos comerciales.

            19. Cruzada la Calle de Guzmán, paradójicamente apodado el Bueno, llegamos ante lo que fuera un bar, el Rosana. En vista del uso actual se hace necesario, una vez más, cerrar los ojos para evocar a su regente un hombre flaco y nervioso y su señora, contrapunto perfecto, donde traicionando las apariencias, se servía un café excelente.

            20. Enfrente, al otro lado de una plaza ajardinada, destaca y emerge de sus andenes el edificio color albero y blanco de la estación de Burjassot-Godella, que da nombre sentimental al barrio y acaso a sus gentes aportando un gentilicio no formal, pero que nos atrevemos a enunciar por primera vez: burjasotense-godellense. (*)

            Verán, estamos caminando por el término de Burjassot, pero hasta que no crucemos la vía que ya está a pocas zancadas, tenemos el sentimiento de todavía transitar por este territorio, más emocional que real, entelequia llamada Burjassot-Godella.

            21. Atisbamos “Conservas Badía”, después de varios lustros evolucionada, convertida o adaptada en Mercadona. Esta tienda, ejemplar señero de la cadena valenciana, tiene su entrada peatonal anterior en Burjassot-Godella y salida posterior a…

CROMOS-2

 

El Morocho del Abasto

Imágenes, fotografías y mapas: Manuel Geómetra.

(Continúa en Templers de Burjassot)
https://templersdeburjassot.wordpress.com/2018/02/25/burjassot-godella-viaje-sentimental-en-el-presente-evocando-el-pasado-ii/

(*) El templer Javier Martínez, en el prólogo al artículo sobre mi libro, Cuentos Arquitectónicos, publicado en su blog, Templers de Burjassot, acuñó el término de “burjasotense-godellano”, estableciendo con ello, muy hábilmente el germen de este artículo.

BURJASSOT LLIBRES.

                BURJASSOT LLIBRES.

MERCADO-BURJASSOT-JORGE-JUAN-web
           

     Cuando casi se acaba Burjassot, lo dice alguien que viene desde Godella, situando nuestra espalda sobre la que fuera puerta del Viejo Mercado de Burjassot a la calle de Jorge Juan, ahora enrejado cerrado, enfrente, se abre la calle del Mestre Ferrando Martín. Ésta, tras transitar unos metros en llano, comienza un descenso casi vertiginoso hasta el emplazamiento de los barracones del mercado actual.

     Dos puntas tiene el camino y  en las dos alguien me aguarda. Suerte tenía el arriero que en Chile le aguardaba una chilena y  de este lado una cuyana. En nuestro caso, del lado alto, queda la tradición, el edificio, el cobertizo; la pequeña joya arquitectónica y del otro lado la nada. Y las viandas. También el Centro de Salud.

BURJASSOT-LLIBRES-3     Un servidor acostumbra ir con su bicicleta modelo comprilla de los sábados, la que lleva una cestilla atada. Al llegar al antiguo Mercado, paradoja curiosa, ya  ha hecho la comprilla. Se deja caer por la pendiente para encontrarse con un viejo amigo que monta mercadito los sábados en el lugar robado al antiguo campo de futbol de La Granja, sino… a buena hora, se le podría localizar por allí.

BURJASSOT-LLIBRES-2     Y al llegar al segundo cruce, en el delirante descenso, hala; sin previo aviso, una librería superviviente. después de 19-20 años en el mismo emplazamiento, me comenta Rafa, su regente. Antes estuvo en otro sitio, compartiendo el uso de papelería.

     La conversación se estableció poco a poco; no fue un flechazo. Le visité varias veces, siempre en sábado. Su hermana Tere añadía una nota de entusiasmo. Llegué a mostrarme pesimista; creí que no lo traería, pero a la cuarta semana, mi libro cuentos Arquitectónicos, llegó.

     El local, sin ser grande es espacioso, bien ventilado e iluminado vuelca a dos calles: a la de Mariana Pineda de la que toma la razón social y a la del mentado Mestre Ferrando Martín. No hay apelotonamiento, luego los volúmenes reposan con dignidad exponiendo sus lomos a las miradas concupiscentes de los eventuales lectores.

     Tras la amplia vidriera, sobre el estante preciso, custodiado entre superventas del momento, agradece con respeto la estimulante  proximidad  de una primera antología en valencià del poeta pastor.

BURJASSOT-LLIBRES-1Sí, mi libro Cuentos Arquitectónicos queda en buena compañía.

El Morocho del Abasto

CARTA OBERTA A LA SOCIETAT CONSUM. LEITE GORDO

            CARTA OBERTA A LA SOCIETAT CONSUM. LEITE GORDO

           FORMATGE-D'UNTAR

      Senyor Director, Òrgans de Direcció, Administració i Control, senyores i senyors cooperativistes:   .

      He llegit que han disposat eliminar el valencià, també el català, de l’etiquetatge de les seues marques blanques, renunciant amb aquet fet, per si quedava algun dubte a la valencianía de l’empresa. Mes no es aquet el subjecte que vull tractar. És el de la llengua.

      Com a empresa estan en el seu dret, com a cooperativa, no ho sé. Deduix que també. Però, és necessari?

      Continue llegint i lleig, que el fan amb la intenció d’una millor llegibilitat. És clar que si no més figura en una llengua, les lletres poden ser majors i per tant, més assequible la lectura. Ho admet.

      Lleig també que estan presents a Murcia, Castilla-La Mancha, Andalusia i  a l’Aragó. Pot ser en aquells indrets no tinguen molt interès en conèixer com es diu la dacsa en valencià. Pot ser. Però torne a preguntar: és necessari?

      Senyores i senyors directius, l’etiquetatge va mes enllà, encara que també, de la qüestió emocional del natiu a poder llegir la composició del que menja i del que beu en la llengua dels seus avant-passats, que continua, en molts casos essent la seua pròpia.

      No el creuran, mes hi ha gent que tot en prenent el desdejuni, en lloc de mirar la tele, per fortuna,  per avorriment o per vertader interès, peguen, encara que siga una ullada i dos si son petites al paper ple de colors que abraça l’ampolla de llet o a la impressió de l’embalatge dels bescuits.

   DACSA-DOLÇA   Si és valencià-parlant pot contrastar alguns dubtes. Si no ho és pot crear interès per la llengua, per mil raons, per eixample, perquè el nostre curiós lector d’etiquetes es troba amb el mot julivert. És bonic aquet nom ¿Que voldrà dir? Ah, “es perejil”. Curiosa llengua el valencià… Pot ser que hagem captivat un simpatitzant de la nostra llengua.

     L’etiqueta es converteix així en vehicle, no diré de cultura amb majúscules, però si de difusió de la llengua.

     I ara ve l’enigma “Leite Gordo” aquet escriptor d’estar per casa, començà estudiar portuguès per causa de les etiquetes que arribaven bilingues: castellà-portuguès. Leite Gordo vol dir llet completa. I el va trobar simpàtic.

     Aquesta carta termina com va començar:  Senyor Director, Òrgans de Direcció, Administració i Control, senyores i senyors cooperativistes, es necessari?

              Joan Perfavor

            Un valencià de Teruel (*)

             (*) Ho sent molt, però no puc escriure Terol.

             P.D. Després de tindre conclosa esta carta, rep dos articles de marca blanca de Consum. Contra les meues expectatives, més ambicioses,  no més el nom del producte esta subtitulat  al valencià. ¡La composició no! Per tant en mes molt motiu: Senyor Director, Òrgans de Direcció, Administració i Control, senyores i senyors cooperativistes, es necessari?

 

 

LAS CHICAS DE LA LIBRERÍA CERVANTES

                LAS CHICAS DE LA LIBRERÍA CERVANTES

TRES-CRIAturas            Nunca había estado antes en la Papelería-Librería Cervantes de Godella, lo cual ciertamente no dice nada a mi favor. Añadan como agravante que soy de Godella o asimilado, esto es; fruto de la emigración. Vivo en esta población, con alguna intermitencia, desde hace más de cuarenta años “válgame el señor” y la librería lleva en funcionamiento 25 años. Con esos datos, nuestros caminos bien podrían haberse cruzado en alguna ocasión; dicho de otra manera, podría haber tenido la curiosidad de visitarla. Tampoco ellas, la regente y su hija, tuvieron noticia cuando presenté mi libro, Cuentos Arquitectónicos, en Villa Teresita en la Calle Mayor. Este dato, no lo refiero como atenuante a mi descuido, sino que es ilustrativo de lo que ocurre en nuestras sociedades actuales. En los pueblos, ya no se conoce todo el mundo.

            Añadiré que siendo un acto literario debería haber tenido la ocurrencia de visitarlas y quizás la municipalidad, podría haber dado más difusión a un evento cultural, que para una población de 13.000 habitantes, el autor novel que les escribe, siempre pensó  que tendría mayor repercusión. No es éste un escrito de lamentos, antes al contrario, es de optimismo.

            Un sábado de mañana tomé la bicicleta de las compras, la que lleva atada una cestilla para tal fin, llevando como único equipaje mi libro bien protegido en una bolsita de plástico transparente. Recorrí los 400 metros de la Calle Mayor, crucé la Carretera de Bétera y crucé la vía del trenet. A partir de ahí, las calles se hacen rampa pues se adaptan a lo que  fue la Muntayeta de Godella. Con una bicicleta sin desarrollos la cuesta parecía más pina de lo que es, que no es poca, pero dada la brevedad del recorrido, llegué razonablemente entero y sin sudar; era el mes de enero.

            La tienda, pues tienda es,  aparece recogida y recayente a dos calles, con entrada a la Cervantes, de donde toma su nombre y a la de Paterna. Sobre ésta, tiene un discreto escaparate y sobre la otra, uno mínimo aunque coqueto que recuerda a viejos comercios de tradición.

            Entré y en un primer momento pensé haber hecho viaje en balde pues el espectáculo se me presentaba cautivador en cuanto a contenidos de papelería, manualidades y de regalo; todo dispuesto con gusto, pero libros, en una primera visual, no detecté ninguno. Mientras aguardaba a ser atendido los vi; un pequeño espacio en L. Hablé con Clemen, la dueña, no supe su nombre en esa primera entrevista, pero con toda naturalidad le ofrecí mi libro y con toda naturalidad prometió pedirlo a la distribuidora.

  ENTRE-COLEGAS          Dos sábados después, es decir ayer, volví a hacer la escalada ciclista y llegué casi en tiempo de descuento, término que uso para referirme a mi costumbre, poco elegante, de llegar rayando la hora del cierre.

            Fue una agradable conversación, siempre lo es hablar con los libreros, especialmente cuando éstos son lectores, pues y esto lo escribiré bajito, por si alguien me lee: hay libreros que no leen. Previamente Maru, su hija me había mostrado los tres ejemplares, tres criaturas que cohabitaban en íntima fricción, lomo con lomo, con el resto de obras.

 SOCORRO           Con Clemen, la conversación fue fluida, mientras Maru guardaba respetable distancia. La exposición de libros, en verdad no es muy amplia, pero como en una persona virtuosa, a menudo lo importante es lo que no se ve, así me aseguró que la mayoría de su clientela la tenía fidelizada. Le pedían y ella traía. De cualquier sitio; de cualquier distribuidora. Añadió que con frecuencia le reclamaban incluso ejemplares rarísimos. Con instinto protector, de inmediato pensé en mis tres criaturas: ¿entrarían ellas dentro de esta categoría?

            Aparte de los autores imprescindibles del momento, concepto este que debe entenderse en términos de venta, es muy de agradecer que tuviera un pequeño apartado de autores locales cuya nómina ahora vengo a engrosar. Me pregunto ¿si en la Biblioteca Municipal, habrán tenido la misma idea?

            Me despedí muy cordialmente de ellas dejando mis tres criaturas a su cuidado. Me fui tranquilo. Sentí que quedaban en buenas manos.

             El Morocho del Abasto

LA CHANSON…¡QUE MOMENTOS!

LA CHANSON…¡QUE MOMENTOS!

ELENCO-WEBAlgo tan trivial como ver la televisión, la pública, tan denostada. La 2, esa que dicen algunos, tan aburrida. Saber y  Ganar. Maravilloso Programa. En última llamada. Seis nombres de cantautores franceses o asimilados de la Chanson. Seis fragmentos oídos. Tres concursantes: una señora de cierta edad, con lágrimas de la emoción; un hombre no muy afín; el tercer hombre, un chico, hace el gesto de secarse el rabillo del ojo y este chico que les escribe humedeciendo una servilleta de papel. Sobremesa entrañable. Pues hubo un tiempo que en España, se oía música francesa. Algunos lo recordamos.

Manuel de Français