SOBRE EL DÍA DE LA HISPANIDAD

            SOBRE EL DÍA DE LA HISPANIDAD

bandera-degradada               El día de la Virgen del Pilar se celebra el 12 de octubre de cada año. Es una fecha muy sentida para los aragoneses en general. Es el santo de todas las Pilar, nombre femenino aragonés donde los haya. Pilar es nombre de hija, de madre, de abuela.

        Cuando niño, después adolescente, el que suscribe se sorprendía con las matinées televisivas de la fecha repletas de desfiles, actos protocolarios, recepciones, besamanos, etcétera. Celebración del día de la Hispanidad, —anunciaba el locutor de turno. Ah, bueno —replicaba el niño que fue este escribidor— para mí es el día del Pilar.

        Esto ha seguido así durante años, sin mayor trascendencia para el escribidor. Pero este año, 2018 ha reunido una casuística un tanto especial, sumada al hecho de ser el primer año como usuario de Facebook. Sí lo han adivinado: del que esto suscribe. No revelamos nada exponiendo que en este foro cada cual esgrime sus razones legítimas, sentidas o inventadas; propias o ajenas, bienintencionadas o malintencionadas, que pueden hacer el mismo daño; deslizadas suave y sutilmente o arrojadas cual pedradas. Luego están los que se adhieren, los que se indignan, los que contraatacan, o la mayoría, que a lo que más o menos les suena bien, conceden el cromo de una mano cerrada con un pulgar rampante, el comodín para salir del paso: “me gusta”.

         El 12 de octubre es el Día Nacional de España, también conocido como Día de la Hispanidad, regulado por la Ley 18/1987 como Fiesta Nacional. Se conmemora el día en que la primera expedición de Colón pisó suelo americano en 1492, sin tener conciencia de lo que había hecho. Aún sin él darse cuenta, significó la conexión entre el mundo conocido hasta entonces y el nuevo mundo. Y desde 2014, también se conmemora el Día de la lengua española, después de que la Organización de Naciones Unidas (ONU) así lo estableciera como un elemento más de unión y consolidación del mundo hispánico. Esta trinidad: fiesta religiosa, fiesta onomástica y fiesta cívica que evoca, probablemente, el mayor logro de la civilización humana, parece ser que a muchos molesta, hasta tal punto que no se conforman con manifestar su rechazo, además hacen proselitismo, tratando de devaluar la gesta, pues es en el concepto de hispanidad, donde lo español alcanza su máxima dignidad.

         Los más ilustrados de estos opositores despistados contraponen la idea de la resistencia indígena. ¡Como si fueran cuestiones incompatibles! Miren, el pueblo español del cual ustedes se autoexcluyen, aun asumiendo su pasado no es responsable, proyectado en las generaciones actuales, de lo que hicieron sus antepasados. Es por ello que enjuiciar acciones del pasado muy lejano con las sensibilidades actuales es demagogia, manipulación y por parte de gente que tiene gran predicamento sobre otros, algunos profesores, es temeridad, pues quienes les escuchan o leen pueden creérselo.

          Resulta lamentable querer resucitar y alimentar la famosa Leyenda Negra, que en su origen pregonaron los enemigos de España, de una crueldad muy superior a la atribuida a aquellos desharrapados que se enrolaron en las expediciones americana.  ¿Qué persiguen los que hoy la rescatan y alimentan?

       Las gentes, los Estados, la Monarquías, los Ejércitos de la época, no eran precisamente hermanitas de la caridad. De ningún país. Hagamos un ejercicio, diremos que intelectual. Consideremos las naciones de la época que pudieron haber hecho frente al descubrimiento, conquista y posterior colonización de América. Primero, los más navegantes de la época, Portugal. Quizás Francia, Holanda e Inglaterra. Descartemos Portugal, pues por el Tratado de Tordesillas, en su reparto del mundo le correspondieron otras latitudes por las que navegar.

         El escribidor reconoce su desconocimiento sobre el poder naval de Francia, pero como es un ejercicio de índole intelectual la incluimos en la terna de consumados navegantes junto con los holandeses e ingleses. Así pues, si los conquistadores hubieran sido franceses, ingleses u holandeses, lo más inmediato es deducir que ahora todos los pueblos hermanos de lengua hablarían: francés, inglés o por increíble que parezca, quizás holandés. Pero aquí no acaba el experimento. Si hubieran sido los franceses, muy probablemente, todos esos pueblos soberanos, que se liberaron del yugo español, para caer en el de sus mandatarios locales, muy probablemente, repetimos, seguirían siendo colonias francesas. ¡La France no se resigna a perder su grandeur!

         Sin embargo, si hubieran sido los ingleses o los holandeses, muy probablemente, no quedarían indígenas para celebrar el 12 de octubre como el día de la Resistencia Indígena.

          No estamos en posesión de la verdad, ni queremos elevar esta exposición a dogma. Es nuestra aportación al debate.

           Sin acritud

           El Morocho del Abasto.

Clase de Horticultura de un Jardinero Lego

Clase de Horticultura de un Jardinero Lego

          BUGANVILLA-INVASORA  La Buganvilla, como la rosa es espinosa, pero es bella. Ésta es una buganvilla invasora; viene de fuera, pero como es bella, la dejamos pasar. Tal como acontece con los que nos invaden de los países ricos: son bellos, por lo tanto, los dejamos pasar. Nos sentimos orgullosos, vienen a enriquecernos y a culturizarnos; nada que ver con esos otros que vienen de Dios sabe dónde.

         LA-BUGANVILLA-NUESTRA  Ésta es nuestra propia buganvilla, la nuestra; también es bella, pero nos quejamos de sus espinas. Está a nuestra altura y nos pincha. Nada que ver con aquella otra, foránea y aérea, que nos embellece, pero no nos pincha.

        LA-ESPARRAGUERA  Aquí, otra planta bella: la esparraguera. No sabemos su origen, pero es bella; la dejamos que campe a sus anchas. La consideramos valiosa, pues nos sirve para confeccionar bellos ramos. Es el complemento ideal para cualquier ramillete elegante. Invade nuestro jardín aportando su verde intenso.

       LA-ESPARRAGUERA-ATACA  Ah, pero fíjense bien; se entrelaza, oprime y termina ahogando nuestras bellas buganvillas, las de aquí; las nuestras. Las otras, las de fuera, están a otro nivel.

         Que nadie trate de establecer paralelismo con cosa alguna. No es metáfora de nada. ¿O tal vez sí?

           El Jardinero Lego.

José María Íñigo, erase una vez la Televisión.

            José María Íñigo, erase una vez la Televisión.

 

     IÑIGO-1-WEB  No exagero, o a lo mejor sí, si digo que José María Íñigo fue la televisión, junto con Valerio Lazarov, hasta que llegó Jesús Hermida e inventó para España las mañanas televisivas. Sé que es una simplificación; toda simplificación es incompleta, pero expresa una síntesis rotunda.

       Fueron tiempos en que se disfrutaba la televisión; no se padecía o escasamente, como percibo ahora. José María Íñigo aportó modernidad, cosmopolitismo y europeísmo. Ya había traído antes, creo que a la radio, canciones que se escuchaban en Londres. Comenzó, de su mano, la introducción-invasión de músicas en otros idiomas, especialmente en inglés, porque la música en francés, que ya se consumía en España, vino por otros conductos. Lamentablemente, esta última se ha diluido. El tiempo transcurrido, no me permite un veredicto amable de lo acontecido: esa colonización de lo anglo-sajón en todos los órdenes, pero él no tuvo la culpa; fue el pionero y en su momento fue importante tener otros referentes. Desde sus programas Estudio Abierto o Directísimo, los fines de semana entraba en nuestras casas, en todas; eran tiempos en que la televisión pública no tenía competencia. Aun así, aquella televisión única nos ofrecía de su mano un entretenimiento digno, he leído en el País y que refrendo totalmente.

      Lo mejor de cada casa estaba en televisión, del mismo modo que lo mejor de cada casa estaba en las universidades. Después llegaron las televisiones privadas y con ellas la banalización. Hemos llegado al punto en que hasta algunas asociaciones de vecinos tendrán su televisión. La democratización, interpretada como que todos tenemos derecho, trae consigo estas contradicciones. Traer universidades a cada ciudad, redunda necesariamente en mengua de calidad.

       Reconduciendo el tema, tras este devaneo sociológico, para el niño que fui, Íñigo más allá del bigote, fue el hombre siempre correcto, de buen castellano, pero sobre todo el que nos trajo a Uri Geller y el manager más eficaz de Raffaella Carrà.

      Tras años de ausencia volvió bajo la apariencia de un buda rapado y bigotón y tomando el relevo a Uribarri, la voz de Eurovisión.

      Descanse en paz este bilbaíno español y cosmopolita.

      El Morocho del Abasto

 

 

Els darrers Virreis de Catalunya

            Els darrers Virreis de Catalunya

ELS-DARRERS-VIRREIS-WEB

            Molt sovint, especialment des del desafiament independentista d’una part, prou nombrosa cert, però d’una part dels ciutadans de Catalunya, regió autònoma espanyola, s’escolten, s’escriuen i es lligen frases del tipus:

            És que Espanya… Afegiu tots els complements que vullgau. Casi sempre plens de menyspreu; ofensius, encara que ofès més el que pot que el que vol; inclús diria que de vegades paternalistes, com si volgueren dir: els pobres espanyols, en la seua petitesa, no poden comprendre les nostres mires.

            D’esta mena pretenen establir que la resta d’Espanya, a la qual no volen pertànyer, però pertanyen, fora una entelèquia que no va amb ells. És per afegidura un intent de simplificar i de prendre com a cosa unitària la resta del poble espanyol, d’assenyalar l’enemic, sense pensar que eixa resta del poble espanyol és també: valenciana, murciana, andalusa, extremenya, castellanolleonesa, galega, asturiana, càntabra, basca, navarresa,  aragonesa, de la Rioja, castellanomanxega, madrilenya, canària, de Ceuta, de Melilla i, ho sent molt, mallorquins. També hi ha catalans d’origen.

            Mes ara anem a analitzar els que s’han  quedat confinats de grat o per força o simplement per eixes coses de la vida dins del territori autònom de Catalunya. Mes abans, em permetran una xicoteta anècdota. Quan este escriptor de secà va fer la mili, primer a Vitória, després a Logronyo, durant el període d’instrucció tots el reclutes teníem una matrícula que escomençava, com els cotxes de l’època, amb la inicial de la província de procedència. Així, els que venien de Barcelona començaven per la lletra B. I me’n vaig adonar, innocent que era un als vint anys, que  un altíssim percentatge de reclutes amb matrícula B eren andalusos. Com als Veremadors de Serrat hi ha gent de l’Aragó, d’África i del Sud i de totes les províncies espanyoles.

            Per tant esser català d’una manera excloent no és, sense dubte, una aspiració generosa. Considerar-se català renunciant a la condició d’espanyol a la que sols per la naixença es té dret, pareix, a primera vista, una renúncia empobridora. És clar que aquesta afirmació darrera no deixa de ser una opinió.

            Mes anem al fons de l’article. Aquest procés anomenat el Procés, tan negligentment conduit, d’una mena tan prepotent, amenaçant amb opcions de declaracions unilaterals d’independència, oblidant l’article I de la Constitució Espanyola que en el seu apartat segon estableix  que la sobirania nacional resideix en el Poble Espanyol del qual emanen els poders de l’Estat… Aquest és el principi, sense el qual no es comprèn el nostre  estat democràtic, puix és el principi de tot.

            Puix bé, front esta pèrdua de seny, l’Estat ha tingut que reaccionar per a protegir-se, per a protegir-nos, per a protegir-vos. Potser no de la mena més imaginativa. S’ha exercit el dret contemplat a la Constitució.

            Front això, els catalans considerats independentistes encapçalats pels seus capdills s’han constituït en víctimes, també de manera unilateral, vessant tota mena d’acusacions en contra d’Espanya, eixe Estat Opressor.

            I la pregunta clau que sorgeix és: Eixa comunitat que s’atreveix a blasmar la conducta d’Espanya, perquè no fan al·lusió  als governants espanyols, no; ¡blasmen la conducta d’Espanya!  ¿Ha observat sempre una conducta exemplar? No direm res contra el poble català, perquè els pobles tenen somnis, mes els governants, tot i tenint somnis, deuen per mandat imperatiu fer acomplir la llei i no embarcar als seus administrats en fraus emocionals. Per tant anem a fer una evocació dels seus governants, els darrers Virreis de Catalunya.

 1-JORDI-PUJOL-CARBONCILLO-WEB           1. Jordi Pujol, el Molt Innombrable.

            Realment és l’únic del quintet a merèixer el tractament de Virrei. Va governar el seu “Principat” com un capdill de l’antiguitat clàssica. La seua ombra s’estenia per tot el territori i més enllà. No tenia cap problema en pactar amb l’esquerra o amb la dreta en tal de “possibilitar” la governabilitat del que anomenaven l’Estat Espanyol, ara simplement, Espanya.

            Durant el seu virregnat, tots pensàvem que a Catalunya no hi havia corrupteles grosses del tipus de ficar la mà dins del caixó, si no fos per una petita indiscreció d’En Maragall i el famós 3%.

            Se’l va exonerar del cas Banca Catalana. Desprès d’allò i restablida als tribunals la seua “honorabilitat” el vam sentir dir en les entrevistes que la seua implicació en el projecte de Banca Catalana, va ser realment una mena de fer país. Ara sospitem que aleshores el que ja estava fent era casa.

            Els espanyols, per tradició, hem tingut tendència a perdonar en lleugeresa els robatoris dels polítics si les coses funcionen més o menys bé. Ara, que les coses funcionen més o menys mal, hem despertat d’aquella letargia complaent.

            Aquest escriptor no té coneixements financers, però pot ser algú puga avaluar si amb tota la fortuna aconseguida irregularment pel Molt, ¿hauria prou per a pagar, ara que les pensions són notícia, les pensions d’un any de tots els pensionistes catalans?

            Quan estem davant d’un gran estadista, no negarem que ell en fou, ens queda el dubte de ¿si el fet de distraure fons del ciutadans, anul·la la tasca feta en un govern que fou pròsper?

            Prou sovint, per tot arreu, des de fora i des de dins de Catalunya, sorgeix la qüestió de ¿com és possible que havent-se demostrat tal nombre de corruptes dins de les files del PP, la gent continua votant-los. Ací tenim un exemple comparable: malgrat Pujol, pare del nacionalisme català; virrei de Catalunya…, la gent continua votant nacionalista. I ara, més radical encara; nacionalista separatista. Cadascú és presoner de les seues contradiccions.

2-PASQUAL-MARAGALL-FOTOCOPIA-WEB            2. Pasqual Maragall. L’home que botava al balcó.

            Pasqual Maragall, nét de Joan Maragall, aquell poeta sensible que ficava pomes al calaix on la seua amiga literària guardava la roba de festa, fou un gran batlle de Barcelona. Entre 1982 i 1997. La seua gesta més evocada fou aconseguir els Jocs Olímpics per a Barcelona i per a Espanya. Fou l’escenificació de l’alegria més sentida que mai s’ha vist a un polític. Després de deixar la batllia el van rescatar de Roma per a rompre el virreinat del Molt. I el va aconseguir. Estigué a la Presidència de la Generalitat de Catalunya durant tres anys.

            Però el més important ja l’havia fet a l’alcaldia. Creguem que fou un home honest, amb frases inspirades com quan l’hi va respondre a Artur Mas, hereu de Pujol quan hi hagué la catàstrofe al metro del Carmel: Vostès tenen un problema i aquest problema es diu 3%. (Referència a les comissions que “presumptament” cobrava CIU per la concessió del metro).

           4-JOSE-MONTILLA-FOTOCOPIA-WEB 3. José Montilla. L’home Tranquil.

            Havíem pensat  anomenar-ho El Breu, mes consultada l’hemeroteca ens hem assabentat que va estar al càrrec de 2006 a 2010. No podem dir res d’ell ni de bo ni de dolent, només significar que ens va produir una certa simpatia que fos el primer president xarnego. Pareixia un bon presagi, mes…

   4. Artur Mas. Pren la Bandera i corre.

ARTUR-MAS-FOTOCOPIA-WEB

         D’en Artur, no podem dir molt. És un noi elegant, educat, coquetó. No et quedaries tranquil si un dia el trobes parlant a soles amb ta dona. Es va trobar amb la bandera de l’independentisme en la mà i no pogué més que córrer amb ella. Eixa “fatalitat” no l’hi exonera de la gravetat del fet d’iniciar un Procés fraudulent.

       

             

  5. Carles Puigdemont. El Fugitiu.5-PUIGDEMONT-WEB

            Aquet curiós personatge, exalcalde de Girona de 2011 a 2016, fou introduït pel llavors president en funcions Artur Mas i el van investir President de la Generalitat de Catalunya. Suggerim Als mitjans de comunicació que quan anomenen la Generalitat, si fan referència a la de Catalunya, afegeixen efectivament aquet “cognom”, perquè hi una altra Generalitat; la de València.

            Tornant al expresident Puigdemont, aquest si, podríem dir-li El Breu, cessat a finals del 2017 per la digam-ne “Presumpta declaració Unilateral d’Independència”, és un fugitiu de la justícia acusat de rebel·lió i de malversació. A l’hora de publicar aquest article sabem que ha sigut apressat per la policia alemanya en territori alemany.

            No es pot negar que és un home preparat, periodista de formació, i especialitzat en tecnologies de la informació i en xarxes socials que domina magistralment. A més a més, parla fluid pareix ésser: espanyol, català, anglès, francès i romanès. Aquesta habilitat lingüística l’ha permès malmetre contra Espanya, a tot aquell que l’haja volgut escoltar en diferents llengües i en diferents furs.

            Ha fugit, sota pretext vergonyós de “lluitar a l’exili” abandonant els seus còmplices que sí han tingut de respondre de la seua complicitat. A la mena d’un Ruiz Mateos catalanista escenifica per tot arreu el seu victimisme. Perseguit per un Estat Opressor: Espanya. S’arroga el dret que no li pertany de parlar en nom de tots els catalans. Té molts seguidors, no el neguem, el que passa és que fora dels seus corifeus i dels curiosos amfitrions, els flamencs, ningú el pren seriosament.

            Però aquests estirabots, serien per a riure si no tinguessin aparellada la gravetat que tenen. És clar que ell no és l’independentisme, mes és el seu abanderat màxim. Els que recolzen el Procés fraudulent no volgueren adonar-se de la gran manifestació cívica sota el lema: Recuperem el Seny. Esta actitud ha provocat conseqüències gravíssimes, pot ser irreversibles com: fugida d’empreses de a muntó, empobriment, pèrdua de faena i una gran regressió de la llengua.

            En efecte, la llengua catalana i per contagi la llengua valenciana han sofert una regressió importat.

            Conclusions.

            Els pobles tenen somnis. I tenen el dret de lluitar per ells. Els governants han de ser sensibles i fer el possible per aconseguir-ho. Dins de la llei. I si la llei ho impedeix, mes contempla protocols per  a canviar-la, és ahí on es medeix la imaginació dels governants. No és vendre fum! No és aprofundir en la il·legalitat, desobeint el seu mandat. Desobeir la Constitució i el seu Estatut d’Autonomia. No és emparant-se en una majoria  ximple, segrestar la voluntat del Parlament. No!

            A més, el somni independentista no és el del Poble de Catalunya. És el d’una part, prou nombrosa cert, però insuficient. Una segregació no es pot plantejar des de una relació quasi paritària: 49% Sí, 51% No. En tot cas hauria d’ésser un clamor, referendat al menys per tres quarts de la població.

            Des del Independentisme  s’ha acusat al govern Rajoy de no ser sensible a la voluntat de Independència de una part dels catalans i assimilats. Cert. Mes des del Independentisme no s’ha sabut ni volgut explicar a la resta dels espanyols, necessària per aprovar les seues vel·leïtats independentistes. Aleshores els pobles que han perdut els somnis, com pot ser l’espanyol, reaccionen i es defenen contra el secessionisme i la prepotència; volem dir la prepotència de voler fer-ho unilateralment.

            Els assajos de promoció de la llengua, ara mateix, han provocat l’efecte contrari. A la Comunitat Valenciana, antic Regne, on a banda dels pro catalanistes, els valencians practicants i convençuts, cadascú parla; els primers segons els filòlegs partidaris de la llengua única i les seues variants; els altres, segons una tradició secular i local; la resta, no practicants, per oposició a l’entelèquia dels Països Catalans, la rebutgen. Sempre havien aplaudit el valencià per oposició al català. Ara la veuen com cosa hostil i la resta dels espanyols, evidentment hi ha de tot, els menys tolerants troben els arguments per a rebutjar-la. I allò és cosa lamentable; les llengües són vehicles de comunicació i de cultura, no ofenen per si mateixa i no tenen la culpa de rés.

            Han aconseguit que molts reivindiquen curiosament, com a la comunitat flamenca, amfitriona d’en Puigdemont, el no coneixement d’una llengua quan la reivindicació hauria de esser sempre en positiu: el coneixement, mai la ignorància. Aquest ha sigut també un dels efectes col·laterals aconseguit.

            Enhorabona Separatistes!

            Joan Perfavor

 

           

 

URDANGARíN, URIOS, ÚBEDA, ÚRSULA… Se busca.

 URDANGARíN, URIOS, ÚBEDA, URSULA… Se busca.

 U           La letra u, siempre ha sido un tanto peculiar; a veces da miedo. De hecho tres úes, seguidas de una h, esto es; uuuh, pretende ser onomatopeya de un ulular, otra palabra que da miedo, de viento racheado o de alaridos de propio miedo.

            Por otra parte, en ocasiones, del mismo modo que en una orquesta, el trombón de varas, no es un instrumento solista, dicen que de mero acompañamiento, así, la u en los dígrafos gu y qu no tiene sonido alguno, pues sirve para formar esa terrible palabra: guerra  o de comparsa para formar esa otra todoterreno, conjunción o pronombre: que.

            Pero lo que nos interesa, en esta exposición, por motivos que luego se verá, son las palabras que comienzan por esta letra. Si tomamos una edición antigua, probablemente de los años 70 del Pequeño Larousse Ilustrado, ustedes disculparán; es el que he encontrado a mano, de un total            de 1100 páginas, tan sólo le dedica 7 a nuestra letra. Y entre sus entradas, en la primera página destaco, tomadas casi al azar: ubrera, ucase, uchumari, uchuvito… De ninguna de ellas conocía su definición; de ninguna de ellas la recuerdo incluso después de leerla.

            Ya que hemos tomado fijación a esta letra, ¿no vendrá todo esto del reparto del abecedario que hicimos con nuestros vecinos los portugueses, cuando en función del Tratado de Tordesillas, nos repartimos algo más que el mundo? Para ilustrar esto último, pueden leer la fábula publicada en este mismo sitio.

            Todos estos preliminares nos llevan al gran vacío. Cuando la semana pasada publicamos, Los Lectores del Abecedario, en la que homenajeamos a los lectores de Cuentos Arquitectónicos, confeccionando una lista, ordenándolos alfabéticamente en función del nombre, apellido o algún apodo o sobrenombre amable, la letra u nos quedó desierta.

            Soy consciente de que no pudimos identificarlos a todos; algunos ejemplares firmados lo fueron para regalos.

            Por ello, si hubiera algún: Urdangarín. Urios, Úbeda, Ulises, Úrsula, Ubrique…, por  favor, pónganse en contacto con nosotros, para enmendar tan grave falta. Aceptaríamos incluso un Umberto, en italiano.

            Del mismo modo, si se incorporara algún nuevo lector que respondiera a la esquiva inicial, sepa que tiene un puesto en tan entrañable lista.

            Este artículo no puede concluir de otra manera: Urdangarín, Urios, Úbeda, Úrsula…, se busca.

            El Morocho del Abasto

LOS AÑOS CONTADOR (II / II)

             2. Alberto Contador

 CONTADOR-1-WEB           Nada es eterno, ni hay mal que cien años dure, dice el proverbio. Así en 2007, un jovencito de 24 años, de nombre Alberto, Velasco, por parte de madre y Contador por vía paterna, que ya había comenzado a hacer algo de ruido se destapó en aquel Tour. Se subía el Col de Peyrosourde. Michael Rasmussen marchaba de amarillo. Contador le arrancó hasta en cuatro ocasiones con ataques duros, de esos que hacen daño, pero el danés, con esfuerzo, consiguió llegar hasta él. Terminada la etapa, el equipo del danés lo retiró de la competición. No se dieron explicaciones. Alberto Contador se vistió la prenda dorada y la defendió hasta Paris, tras una agónica contrarreloj en pugna con Cadel Evans que le disputaba la victoria. Se saldó a favor de Contador con la diferencia más pequeña jamás vista en un Tour de Francia; en el podio de Paris, 23 segundos separaron al primero del segundo. Contador había ganado su primer Tour. Era también su primera vuelta grande. Había vuelto la ilusión.

            El año anterior, 2006,  Floyd Landis, corredor norteamericano ganó el Tour. Oscar Pereiro, corredor gallego quedó segundo. El ganador dio positivo en un análisis y tras una larga batalla legal, el tribunal de arbitraje de los asuntos de dopaje de OSCAR-PEREIRO-TOUR-DE-FRANCE-2006Estados Unidos de América lo declaró culpable. La organización del Tour desposeyó a Landis del título de ese año y en una ceremonia, algo deslucida, en Madrid se le concedió el triunfo a Oscar Pereiro. Éste aceptó, sin gran entusiasmo, declarando que las carreras se ganan en la carretera; no en los despachos.

            Es costumbre considerar al vencedor de un Tour, como gran favorito para el siguiente y así consideraban todos a Contador. Además iba a estrenarse con un nuevo equipo, el Astana por el que acababa de fichar. Pero este equipo quedó inhabilitado para ese Tour por un positivo de Alexandre Vinoukourov. Así que se le impidió participar en ese Tour por un mal cometido cuando él aún no formaba parte de esa CARLOS-SASTRE-CHAMPAGNE-WEBescuadra. Esta fue la primera gran zancadilla de las que ha sufrido a lo largo de su carrera deportiva. Ese año, con grandes ausencias en el Tour, ganó Carlos Sastre, otro de los nuestros, un corredor tenaz con motor diesel, como se decía entonces. Fue el sexto español en ganar un Tour de Francia.

            Privado de correr el Tour, programa su temporada para la Vuelta a España como plato fuerte. Pero vísperas de comenzar el Giro de Italia, estando de vacaciones con su novia, le llaman urgiéndole a que fuera de la partida de esa edición. El equipo había contraído el compromiso de presentarlo. Acude, falto de preparación y para sonrojo de los italianos, gana la Corsa Rosa. En Septiembre acude a la Ronda española, según estaba programado y la gana también. Ya tiene las tres grandes en su haber. El público español despierta de su letargo. La leyenda se está forjando. Ven en él a un ciclista con el temperamento a lo Perico, al que se echaba mucho de menos y casi con las condiciones de Induráin. Tan sólo en la contrarreloj era inferior a este.

            En 2009 vuelve al Tour, ya le dejan correr. Fue el año en el que el tramposo Armstrong decide volver al ciclismo activo tras casi tres años retirado. La idea le vino, dijo en un alarde de desprecio, viendo ganar a Sastre la edición 2008, él estaba más que sobrado para adjudicarse un octavo Tour; ya había ganado 7 de forma fraudulenta. Esos 7 han quedado para la historia como desiertos. Como el director del momento del equipo Astana era Johan Bruynel, ex ciclista del equipo Once y ex director de Armstrong, título honorífico más que real pues quien mandaba era el americano, no tuvo dificultad en enrolarse en el mismo equipo que Contador. Sobre el papel, Contador partía como líder del equipo, pero Armstrong no lo respetó. Después de algunas deslealtades de éste, subiendo el col de Verbier, Contador se sintió legitimado para lanzar un ataque demoledor a un grupito en el que se encontraban él, Andy Schleck y el propio Armstrong. Nadie pudo seguirle, tan sólo el luxemburgués lo intentó tímidamente. Contador se vistió de amarillo y ya no lo soltó. En el podio final de Paris le acompañaron Schleck y Armstrong. El americano parecía como si asistiera a un funeral.

            Llegó el Tour de 2010 en el que el americano decidió continuar un año más creando una nueva formación: el Radioshack, llevándose a la mayoría de corredores del antiguo Astana. Por su parte, Alberto Contador se quedó con un renovado Astana. Con ellos fue al Tour. Terminó ganándolo, con una ventaja muy apretada con Andy Schleck. Fue el año del fairplay, en el que la afición francesa no le perdonó que éste sacara ventaja cuando el luxemburgués tuvo una avería mecánica sin importancia. En un acto de cara a la galería, se vio impelido a cederla la victoria a Andy Schleck en el temible col de Tourmalet.

            Ya no ganó ningún Tour más aunque tuviera una memorable actuación en el de 2011, cuando ya lejos de opciones para la general, perpetró un ataque demoledor en el Alpe d’Huez, desde lejos, a pie de puerto. La intervención de Samuel Sánchez llevando a rueda a Pierre Roland, quien fresco les lanzó un ataque a poco de meta, impidió la victoria de los dos españoles.

            Ese año, sin embargo había ganado el Giro y aún lo volvió a ganar en 2015, año en el que quiso hacer doblete: Giro y Tour, pero no le salio.

            En cuanto a Vueltas, también ganó la de 2012con una actuación de genio en la Etapa de Fuente Dé y la de 2014.

            Hasta aquí un resumen de las victorias más importantes en su carrera. Nos hemos centrado en la llamadas Tres Grandes, esto es: Tour, Vuelta y Giro. En total han sido 9 Grandes Vueltas. Ha ganado muchas otras competiciones entre las que destacamos: Vuelta Castilla y León, Vuelta al País Vasco (4), Vuelta al Algarve, Paris-Niza, Campeonato de España de Contrarreloj y otras.

            Las victorias en  las Grandes, han quedado espaciadas en el tiempo; no ha habido la concentración con que nos deleitó Induráin, por lo que no podemos hablar de Era, como en el caso del campeón navarro, pero sí de Años, los Años Contador. Toda esta trayectoria, que expuestas así es brillante, puede sonar a fácil o rodada, mas ha habido no pocas incidencias que han sembrado de dificultades tan brillante carrera deportiva. Incluso elementos modificadores que han venido a alterar oficialmente estas victorias con tanto mérito conseguidas.

            3. Los Años Contador.

 CONTADOR-3TOURS-WEB           Los Años Contador tienen mayor contenido que las victorias, siendo éstas jalones importantes de una gran trayectoria profesional. Han sido, por añadidura, una manera de entender el ciclismo, una lucha constante contra la adversidad y no menos importante: correr siempre para el espectáculo. Esta última aseveración puede parecer fútil, pero al fin y al cabo, aparte de los resultados, el ciclismo se nutre de los sponsors y estos llegan cuando hay espectáculo. Una Vuelta Grande televisada redunda en la marca del país anfitrión y es un escaparate mundial para todas las marcas que en ella se exhiben.

            Alberto Contador, un joven nacido en Pinto (Madrid) debutó en el ciclismo profesional en 2002. En 2004, mientras participaba en la Vuelta a Asturias, sufrió convulsiones en una etapa. Se cayó al suelo. Se le diagnosticó uncavernoma cerebral congénito. Fue operado y a pesar de la gravedad de su enfermedad, pudo superarla, regresando a la competición en 2005. A partir de ahí, ya antes, durante la convalecencia comienza una lucha contra la adversidad. En su entorno se comentaba que le sirvió de ejemplo Lance Armstrong quien habiendo superado un cáncer comenzó a ganar Tours. Este recorrido lo dejó escrito en un libro, Mi Vuelta a la Vida, que fue, dicen, el ce cabecera, por algún tiempo, del joven ciclista madrileño.

CONTADORGIROS-WEB            La segunda adversidad grande, como ya se ha relatado antes, le sobrevino cuando en 2008 fichó por el Astana, equipo sospechoso de dopaje en la edición anterior.No le dejaron correr. Ahí, sin embargo, tuvo dos grandes premios de consolación: Giro y Vuelta en el mismo año.

            La tercera fue cuando en un análisis se le detectó un pico-gramo de clembuterol y le organizaron un proceso truculento que se saldó con una sanción arbitraria en la que le condenaron a dos años de inhabilitación con carácter retroactivo, con lo que por la vía administrativa le quitaron lo que había ganado en la carretera, siendo lo más destacado: el Tour de 2010 y el Giro de 2011.

 CONTADOR-3VUELTAS-WEB           En el capítulo anterior expusimos las principales victorias de Contador; en los tres párrafos que preceden a éste, los principales reveses en su trayectoria. Queremos, sin embargo concluir este ensayo en positivo, destacando lo que podríamos definir El Espíritu Contador. En no pocas ocasiones le hemos adjudicado el título de El Mago, por hacer posible lo que nadie veía. No siempre remataba con triunfo esas temeridades, pero se levantaba una y otra vez. Nunca daba nada por perdido. Cuando ya las fuerzas no eran tantas como en su etapa dorada, sus ataques ya no tan demoledores como antaño, inventaba, rumiaba ideas, que no siempre se aplicaban siguiendo el axioma de lo que en ciclismo se llama “De Libro”, sino, muy a menudo, con benditas intuiciones. Se decía que corría según sensaciones, incluso en los últimos años en que concretaba menos, algunos creyéndole acabado, decían que “a lo loco”. Sin descartar un cierto toque de locura, necesario para emprender aventuras que la razón conformista no contempla, cuando emprendía una “temeridad” era porque la veía probable; creía en lo que estaba Haciendo y tenía confianza. En esta Vuelta a España de 2017, deliciosa, recién terminada, consiguió cerrar el círculo. Los hasta once ataques, que algunos le han contado en diferentes etapas, concluyeron en el Alto del Angliru. Ahí , con ese broche de impresión terminó también su carrera profesional. Al día siguiente, domingo, fue cuestión de dejarse caer hasta Madrid para recibir el homenaje por toda una carrera profesional. Esta Vuelta que podríamos llamar de Contador, la ganó Chris Froome. Su mayor logro, opinión peregrina de este escribidor, fue lo que no conseguimos muchos de los aficionados: olvidarse de los que le habían desposeído de esas victorias, pues el sabía que las había ganado; él las reivindicaba y la gente lo había visto. ¿Qué importaba lo que decidieran en los despachos? Él las había ganado en la carretera y todos lo habíamos visto.

            El Grueso del Pelotón

LOS AÑOS CONTADOR

 CONTADOR-1-WEB  LOS AÑOS CONTADOR (I / II)

 1. Los Ciclistas Españoles y el Tour de Francia.
2. Alberto Contador.
3. Los Años Contador

 

 

     INDURAIN-PERICO-1992-WEB       1. Los Ciclistas Españoles y el Tour de Francia.

 

  FEDERICO-MARTIN-BAHAMONTES-web          Hay un anciano venerable, todos los que llegan a cierta edad lo son, que vive en Toledo y su provincia desde que nació. En su juventud le daba por pasear en bicicleta. A veces, se alargaba hasta Francia y allí, en París, en el Parque de los Príncipes ganó el Tour de Francia. Fue el primer español en conseguirlo. Corría el año de 1959. Se llama Federico Martín Bahamontes y recibió el sobrenombre de El Águila de Toledo. Pudo haber ganado más, pero no supo administrar en el llano la ventaja que conseguía en la montaña. Ganó el Gran Premio de La Montaña del Tour en 6 ocasiones en tiempos en que el que conquistaba ese premio era el mejor escalador.

   LUIS-OCAÑA-MERKX.-WEB         Esta hazaña, con el devenir de los años, se convirtió en una referencia para el orgullo patrio. Así hubiera continuado, de no ser que 14 años después, esto es; en 1973 Luis Ocaña, ciclista conquense conquistara el Tour. Luis Ocaña era una roca, todo fuerza y todo tesón, en tiempos en que se marchaba en bicicleta a golpe de riñón y cabeceando. También podría haber ganado más. De hecho, dos años antes, en el Tour de 1971 era líder con muchos minutos de ventaja sobre el todopoderoso Eddy Merckx. El Caníbal se confesó vencido por Ocaña. Pero para éste, aquél era una obsesión y un ejercicio de soberbia le hizo lanzarse en un descenso peligroso con lluvia en busca del belga escapado. Sufrió un brutal accidente que le hizo abandonar la carrera.

  PERICO-NAVACERRADA-ABRIL-1994-web          Si entre la primera y segunda victoria absoluta en el Tour tuvieron que pasar 14 años, la tercera no vino sino en 1988, 15 años después de la de Ocaña. Perico Delgado, el segoviano más popular, acaso después de Cándido, tuvo ese honor. Su nombre sonaba para la proeza, pues ya en años anteriores había apuntado maneras. Aquí ya estamos hablando de un corredor carismático que supo encandilar a los aficionados, pues era atacador y daba espectáculo, pero también calculador y sabía analizar la carrera. Con él, el ciclismo empezó a cambiar en España y preparó el camino para el gran Induraín con el que compartió equipo. También pudo haber ganado más Tours, pero la fatalidad fue a menudo su compañera no deseada, como cuando falleció su madre estando en carrera o en el año 89, siendo el mayor favorito, como ganador del año anterior, tuvo el despiste de presentarse con casi 3 minutos de retraso a la salida del prólogo.

         MIGUEL-INDURAIN-WEB   La década de los 90 nos descubrió a un mocetón navarro reservado, callado, pero con un poderoso golpe de pedal. Ya se había destapado en Tour y Vuelta, pero la afición y los directores aún estaban, estábamos, por Perico. Mas es bien sabido que ni se pueden poner puertas al campo ni diques suficientes a la fuerza del mar. Así en la edición de 1991,bajando el Col du Tourmalet, en cuyo ascenso Claudio Ciapucci, el Diablo, asfixió a todos los favoritos salvo a Induraín, éste atacó en el descenso para sorpresa de todos. Se alió con “el Diablo”, que ganó la etapa y él consiguió vestirse de amarillo. De este modo empezó la Era Induraín. Aún ganó el Tour en cuatro ocasiones más,  igualando en número de coronas a los grandes de todos los tiempos, por este orden: Anquetil, Merckx e Hinault, pero con la particularidad de que los ganó todos seguidos. Nadie lo había conseguido; nadie lo ha conseguido después.

       El reinado Induraín duró lo que tardó en conseguir el quinto Tour, es decir; 5 años. No fue un reinado muy largo, pero sí muy intenso. Aún le dio ocasión para ganar 2 Giros de Italia, en el 92 y en el 93. Con Induraín comenzó una fiebre loca; el gran público empezó a interesarse por el fenómeno. Sin duda crearía verdaderos aficionados al ciclismo, pero la gran mayoría de los cientos de miles de nuevos adeptos, lo fueron por el oropel, porque había un caballo ganador español y como nunca defraudaba, se podía apostar por él. Corredor de excelentes cualidades, con un talento especial para la contrarreloj, muy superior a todos sus coetáneos, a los que sacaba verdaderas minutadas; más de tres minutos sobre el segundo en la clasificación era una cosa nunca vista con anterioridad, quizás en los tiempos de Anquetil, apodado M. Chrono. Esta ventaja descomunal, hablamos de tiempos en que las contrarrelojes eran de 50 y más kilómetros, le daba la ocasión de administrarla racionalmente durante el resto de etapas. En la montaña, sabía subir como nadie, más nunca demostraba sufrimiento; su cara era una máscara que nada dejaba traslucir. Esto era un enigma para sus rivales, por consiguiente una gran ventaja para él. Mas el aficionado español, de sangre caliente, admiraba sus cualidades, pero le hubiera gustado ver en él mayor agresividad, que pareciera humano y que se le viera alguna vez sufrir un poco. Fue muy respetado en el pelotón internacional, entre otras cosas por una generosidad que el aficionado hambriento de triunfos tampoco sabía apreciar: cuando no era absolutamente necesario dejaba ganar al contrincante. Por ello la mayoría de sus rivales, eran amigos y le admiraban. El aficionado medio quedaba un poco defraudado.

      Cuando se retiró Induráin, sobrevino lo que podríamos llamar La Gran Depresión. El falso aficionado, el que se adhirió durante esta era, quiso ver en cualquier ciclista español que destacaba al sucesor de Induráin. Pero esta expectativa, imposible de cumplir, pues los grandes mitos son seres irrepetibles, defraudó. El público advenedizo proyectó su frustración sobre los corredores del momento, muy buenos algunos y con gran palmarés, mas no se les perdonó que no fueran Induráin. Estamos pensando en Abraham Olano, por ejemplo.

     Este público de nueva ola, se fue desentendiendo y ya ni el Tour ni la Vuelta fueron alternativas atractivas a la siesta estival. La ausencia de Induraín coincidió con el descubrimiento de casos de dopaje sofisticados. Llegó un momento en que todo ciudadano montado sobre una bicicleta en un paraje inhóspito ya no causaba admiración, antes bien; rechazo. Muchos aficionados moderados, también se desencantaron. Se comenzó a sancionar a ciclistas, directores y médicos de equipo. Fueron tiempos difíciles para el ciclismo. El ambiente enrarecido, unido a la crisis económica provocó que cayeran del calendario ciclista no pocas carreras, como es el caso de la Vuelta a la Comunidad Valenciana. Las grandes carreras ciclistas, especialmente el Tour comenzaban con notables ausencias entre los ilustres del pelotón.

          Continuará con el Apartado 2. Alberto Contador

          El Grueso del Pelotón

 

Alberto Contador. Adiós al Mago.

               Alberto Contador. Adiós al Mago.

 

     CONTADOR-MEDITA-WEB       Alberto Contador, el ciclista que ha conseguido salpimentar las carreras de los últimos años ha dado sus últimas pedaladas como profesional. Ocurrió aquí en la Vuelta, en la nuestra. La del espectáculo; con diferencia sobre el Tour. En la que el Mago, una vez más, en algún momento consiguió desestabilizar la maquinaria Sky, esa guardia pretoriana que escolta hasta el final a su centurión, el ganador final de esta edición 2017, el caballero Chris Froome.

       Nada que reprocharle a este último, ni es gratuito el tratamiento de caballero. Es amable, educado, grandísimo corredor, amante de su profesión y entusiasta de la Vuelta. Ha ganado en cuatro ocasiones el Tour, pero le tenía ganas a la Vuelta. Le gusta la Vuelta. El Tour, en los tiempos actuales da prestigio y dividendos; se corre para la gloria, para la cuenta de resultados, para corresponder a los patrocinadores, pero la Vuelta es gloria y espectáculo; espectáculo para el público.

      También Alberto Contador quería ganar. Y como no, otros primeros espadas, algunos con ánimo de revancha del Tour, como Bardet y Fabio Aru. Otro, como Vincenzo Nibali, con ánimo de revancha del Giro. Los mejores del pelotón ciclista se han dado cita en esta edición. Con algunas ausencias, cierto: Valverde por lesión, Quintana y Dumoulin suponemos que por calendario.

   CONTADOR-FROOME-SKY-WEB   No pretendía esta crónica serlo de la presente edición de la Vuelta a España. Pero es inevitable dar unas pinceladas, un esbozo. La tan manida expresión “épica del ciclismo” ha alcanzado toda su justificación, todo su sentido, toda su legitimidad en esta Vuelta, especialmente en la vigésima etapa, penúltima de la Ronda Española. Se subía el alto de l’Angliru, puerto mítico a pesar de su juventud, tan sólo se asciende desde 1999. Etapa corta, de unos 120 kilómetros. Pero antes de la traca final había otros puertos asturianos; había trampas: un descenso peligroso y la lluvia, compañera de todo el viaje. Añadan a esto, velocidad endiablada.

      Se salía de Corvera de Asturias a 10m. sobre el nivel del mar y se terminaba en el Alto de l’Angliru a 1560m. Bajando el antepenúltimo puerto, el de la Cobertoria al que habían llegado empapados y con frío, Contador observó que el líder, Chris Froome abusaba del freno. Tomó nota y guardó el dato. Se coronaba después el siguiente puerto, penúltimo de la jornada, el Cordal. Y en ese momento de coronación, este visionario de las carreras decidió emplear el dato de campo tomado. Quiso ordenar a su lugarteniente, un muchacho pequeñito, como la mayoría de los colombianos, Jarlison Pantano… Pero éste ya había comprendido; cerró los ojos y se lanzó en el descenso. Contador tuvo que esquivar  la guardia del líder, que parecía querer entorpecerle, pero los sorteó y se fue tras de su compañero. Otro intrépido, amante del riesgo, el italiano Vincenzo Nibali también arriesgó en compañía de su segundo de a bordo, pero para su desgracia tuvo un susto en una curva y se arrugó.

     Contador llegó a pie de l’Angliru, tras su compañero, con 30 segundos de ventaja. Pero faltaba mucho para la meta: 12,6 kilómetros con rampas imposibles. Por delante marchaban, diseminados, algunos supervivientes de una fuga. Pero ya no había vuelta atrás; la carrera los había llevado hasta esa situación y a ella y a la generosa afición les debía un homenaje. Podía morir en el intento y fracasar, pero sólo el que lo prueba puede conseguirlo. Hasta ahora, había atacado con la ilusión de un juvenil en todas las etapas en que la inspiración así se lo dictaba. En los dos últimos años, con estas gestas temerarias, había desestabilizado carreras, provocado beneficios para otros, pero la suerte se le había mostrado esquiva. No conseguía rematar en beneficio propio. Se quedaba con el premio de haber dado espectáculo. Por eso el público le quería tanto. Rotulaba pancartas, escribía en el suelo su apellido y delante como nombre : Gracias.

 CONTADOR-JARLISON-WEB    Los cinco primeros kilómetros del puerto, ironías del lenguaje, dicen que son suaves, apenas un 9,1% de media. Es ese tramo, todavía, razonablemente asequible para que un grupo perseguidor acorte distancias; esta eventualidad no se produjo, antes al contrario, aunque muy tímidamente fueron ampliando la ventaja. Por el camino se encontraron con Enric Mas, muchacho que se había formado en la Fundación Contador. Aunque militara en otro equipo, le ofreció su rueda en unos relevos generosos; también otro joven, Marc Soler, se sumó a la fiesta. Parecía como si hasta los corredores quisieran ver ganar a Contador. ¡Forjador de ilusiones! ¡Despertador de vocaciones!

    CONTADOR-EN-GRUPETA-WEB Su compañero Jarlison ya lo había entregado todo. Vacío, se quedó clavado en una curva. La grandeza del ciclismo radica en la capacidad de sufrimiento de los corredores. Es, sin embargo, despiadado con el que cae, así que sin poder dedicarle ni una mirada, sin perder la concentración; después llegaría el momento de los agradecimientos, tuvo que dejar a su compañero deshecho y ahondar en su propio esfuerzo. Encontró al resto de los supervivientes de una escapada condenada al fracaso, porque él así lo había decidido. A todos los fue remachando.

     Después venía un falso llano, tras el cual llegaba el tormento. Faltaban 6 kilómetros. La ventaja pasaba del minuto. La opción de ganar la etapa se vislumbraba como posible y aún más ambiciosos, aficionados de media España de Europa y de América soñaban con alcanzar el podio; el tercer cajón parecía asequible y por qué no, el segundo. Vincenzo Nibali parecía que a duras penas podía seguir el ritmo de los favoritos.

     El Alto del Angliru no es un puerto unitario. Reducirlo en su conjunto a la pendiente media no es hacerle justicia. Como si de un recorrido de San Fermín se tratara, tiene sus calles con sus nombres propios. Aquí el talante asturiano ha acordado a las curvas que siguen denominaciones tales como: Les Cabanes, Llagos, Picones y Cobayos; aderezadas con pendientes de un 22%, 14,5%, 20% y 21,5% respectivamente. Y aquí comenzó de verdad la épica de esa batalla, la del ciclista solitario que ha dejado atrás a todos los que ha encontrado en el camino. Cuando queda a solas con sus miedos y soñando con la gloria. Cuando tiene que resolver la difícil ecuación de dosificar el esfuerzo; sin atender al potenciómetro, consumo de vatios y demás parámetros medibles en el ciclismo moderno. Eso está bien para los demás. Él no; el cabalga inspirado, según le dictan sus sensaciones. De momento las curvas y las pendientes le impiden sentir el aliento frio de sus perseguidores. Los que ven peligrar sus opciones de podio intentan reaccionar, pero se vigilan, no se fían; temen moverse y que el otro se aproveche de su movimiento. Esa indecisión es buena para el fugado. ¡Ánimo Alberto! —no puede contener la emoción, el comentarista de la televisión, Carlos de Andrés. A su lado Perico, quien nos hizo soñar con aquél Tour del 88, preludio de los cinco consecutivos con los que nos obsequió el gran Induráin, emocionado se comía la uñas. Pero a nuestro héroe solitario, no le llegaba ese eco televisivo y distante. Este era acallado por el griterío del público que flanqueaba el ascenso glorioso.

      Era ésta la recompensa, a veces madrugar tiene premio, de todos los que desde primeras horas de la mañana aguardaban el paso de los caballeros andantes que escalan la cima en busca de una quimera. Protocolos de podio, este año contenidos en que se negaba a los ganadores el beso de las guapas. Ritos que se pierden, a veces, según una idea mezquina de modernidad.

      Pero esta vez, madrugar había traído la recompensa mayor: ver emerger, tras el exiguo paso que conseguía abrir la motocicleta, al esperado, al que se despedía; verlo bailar, por última vez, sobre su bicicleta, no tanto como hubiera deseado, declararía después; quería subir de pie, al más puro estilo suyo, el estilo acuñado Contador, pero la rueda trasera por la lluvia y la fuerte pendiente patinaba. El delirio era grande; a menudo el espectador diseminado a pie de ruta no tiene una noción clara de cómo viene la carrera. Por ello tuvieron ese privilegio: asistir en directo al paso del que querían ver; se lo merecía. Pero aún quedaba mucho por decidir.

      Y llegó tras el tormento, el infierno. Cuando la orografía traza a capricho una recta para mayor dolor del ciclista, esa recta eterna que los astures bautizaran como la Cueña les Cabres, donde las rampas alcanzan el 23,5″ con algún pico del 26%. La imagen del helicóptero lo dejó ver ingresando en esa zona. ¡Viene con fatiga! —vaticinó el catedrático Perico. En efecto, la pendiente extrema le recibía mermado de fuerzas de tanto que había derrochado hasta entonces. El cronómetro sobre impresionado de la televisión acusaba la caída de los segundos de ventaja; todavía pocos, pero el goteo era constante. Cuando terminó de penar en la recta inacabable, ya Chris Froome escapado con su último escudero de la disciplina del grupo, había dejado la ventaja en poco más de 30 segundos. Faltaban dos kilómetros. En cualquier otro puerto, la ventaja hubiera sido suficiente, pero aquello era el Angliru.

     Lo peor había pasado, pero quedaba lo menos malo, un venenoso descanso tras la Cueña, el Aviru con un 21% y los Picones con un 20%, fantasías de los asturianos en poner nombre a cada tramo. También Ilnur Zacarin, el más escuálido de los rusos jamás visto, reaccionaba. También quería ingresar en el podio. Al principio de la etapa estaba fuera de él, pero ahora se acercaba con pedaladas agónicas. De Nibali, segundo cuando comenzó la etapa, nada se sabía.

     Los perseguidores, cual lobos hambrientos, seguían pegando dentelladas. El escudero de Froome, un tal Wout Poels, le abría camino; no necesitaba motocicleta. A poca distancia, se acercaba el ruso. Coronada la última rampa dura, Contador ya sentía el aliento famélico de los que le iban a la zaga, pero sucedió que a Foome le costaba seguir el ritmo asfixiante de su coéquipier. Pudo haberle dado licencia para que persiguiera al escapado y le disputara la etapa, pero en el Sky todo está atado y bien atado; arropar al líder hasta el final.

     Pero aun así, ya no había ocasión, Contador lo había logrado; les aventajaba con la misma distancia que a él le faltaba hasta la línea de meta. Pero aún tenía que llegar. Hasta que no se cruza la raya de la gloria, nada está ganado ni nada está perdido. Desde la Cueña les Cabres ya no había subido con la piernas; éstas ya fallaban, pero no el corazón ni la cabeza. Y es la cabeza la que en última instancia ordena.

     Estaba dando sus últimas pedaladas y quería hacerlo a lo grande. Y podía hacerlo! En la etapa reina, en la que todos sueñan con ganar, en la que ya lo había hecho una vez, luego conocía las claves. Pero ahora era diferente; entonces corría por competir y ahora para que le recordaran. Quería corresponder a toda la devoción demostrada por tantos entusiastas de su estilo, desde Nîmes, donde saliera la Ronda un 19 de Agosto, país vecino donde muchos radicales no le perdonan que se codee con sus campeones del pasado: Anquetil e Hinault y después a todos los aficionados diseminados por toda la geografía patria. Quería hacer olvidar y olvidarse él mismo del mal día de Andorra, donde perdió no sólo casi 3 minutos, aunque pudieron haber sido diez, declaró más tarde, sino de un verdadero cara a cara con Froome. Esto no pudo ser, pero le hizo sufrir a éste para ganar su primera Vuelta.

 CONTADOR-DISPARO-ANGLIRU-2017-WEB    Eso ahora ya no tenía importancia; era la hora de la despedida y quería hacerlo con una obra maestra. Una hazaña a la altura de su manera de de entender la competición. Por la gente, repetiría más tarde una y otra vez. Por la gente. Por eso, cuando vio que el objetivo estaba logrado, apenas 150 metros le quedaban en ligero descenso, se abrochó el maillot, hizo unos aspavientos con su mano diestra como cuando un director de orquesta invita a un allegro, después llevó la misma mano al corazón y disparó su última bala al tiempo que cruzaba la meta. Detrás, a través de los empañados cristales del coche del director de la vuelta, pudo verse como todos aplaudían.

Esta manera de celebrar las victorias con un disparo al aire, le valieron desde muy temprano el sobrenombre de El Pistolero. Para este escribidor es sencillamente El Mago.

El Morocho del Abasto

Marine Le Pen gagneuse; Macron Président; la France à bout de souffle.

Marine Le Pen gagneuse; Macron Président; la France à bout de souffle.

 

MARINE-LE-PEN-ESTILOGRAFICA-peqD’habitude on dit que les chiffres n’ont pas d’âme, mais les suivantesMACRON-ESTILOGRAFICA-peq représentent pas mal d’êtres humains. Si dans le premier tour, Macron a obtenu 8.657.326 votes, soit un 24,01%; Mme. Le Pen 7.679.493, un 21,03%. Très serré. Mais ce qui offre une richesse énorme à l’analyse, c’est le deuxième tour. Les chiffres sont là, accessibles à tout le monde. Voyons.

Il y avait dans l’air une certaine croyance, évocation du passé qui faisait croire que, dans le deuxième tour, les français retrouveraient, par exercice de responsabilité, toute la cohérence avec la tradition. On nous a vendu, par conséquent, l’idée que Macron représentait ou incarnait les valeurs qui ont donné le grand prestige à la France en matière de libertés. Mme. Le Pen, par contre, toujours selon cette idée vendeuse, représentait un grand pas en arrière, soit la suppression de cet idéal de liberté.

MACRON-ESTILOGRAFICA   Il y eut une sainte alliance. Les leaders des formations politiques déclaraient la guerre à Le Pen. “Tous contre le Front National”. “Tous contre Le Pen”. Ces apôtres de la démocratie n’ont pas analysé qu’aller contre Le Front National représentait aller contre presque 8 millions de Français, soit contre un 21% des électeurs qui peuvent à peu près représenter  un 21% de leurs co-citoyens. Et cela a eu des conséquences! Selon l’avis de cet écrivassier méridional, le message a été erroné. Ils auraient pu dire, plus doucement, voter contre les idées que défend le Front National. Mais non; il fallait attaquer, blesser un énorme pourcentage des Français. Imaginez donc, la satisfaction; le sentiment de pouvoir de Mme. Le Pen. Elle a du s’exciter. S’il ya, comme l’on dit, d’érotisme dans le pouvoir; elle a du avoir des frissons voluptueux, voire des orgasmes indéfinissables. “Tous contre moi!”

MARINE-LE-PEN-ESTILOGRAFICAÉrotisme à part; elle a vaincu. Si Macron a reçu des votes jusqu’à plus de 20 millions; cette addition de 12 millions de votes ne sont pas à sa faveur; ce sont des votes prêtés contre Le Pen.

Par contre Mme. “Frexit”, jeu de mots à l’anglaise, a obtenu un incrément de 3 millions de votes jusqu’à plus de 10 millions et demi. Ces votes ne sont pas des prêts; c’est une vraie addition; ce sont des votes à sa faveur. Chers lecteurs; plus de dix millions et demi de français ont voté Mme Le Pen. Ils ont voulu voter; ce ne sont pas des votes contre Macron. Cela veut dire quelque chose!

Les chiffres sont là; accessibles à tout le monde. Mais aucun des talentueux  journalistes s’y est fait l’écho.

Le Pen a gagné; Macron sera Président et la France est à bout de souffle.

 

Manuel de Français

Sesudas Inquisiciones sobre la Lengua Portuguesa. Desvaríos de un estudiante español y debutante.

            Sesudas Inquisiciones sobre la Lengua Portuguesa.

            Desvaríos de un estudiante español y debutante.

 

       EL-REPARTO-web     Cuando España y Portugal se repartieron el mundo por conocer, allá por el 1494, en virtud del tratado de Tordesillas, se repartieron y de ello nadie habla, también el abecedario. Según los historiadores, de este reparto, salieron vencedores los portugueses.

            Así pues, como ganadores, se arrogaron también el derecho a elegir primero en el abecedario. Aquí no cabía la exclusividad, pero sí la preeminencia.

            Movieron ficha primo y eligieron la “m”; para nosotros quedaba la “n”. De resultas, los lusos se engolosinaban con: um, uma, algum, alguma, alguém, nenhum…; nosotros decimos, no sin orgullo:  un, una, algún, alguna, alguien, ninguno… Les gustó tanto la “m” que para reafirmarse, la añadieron a la afirmación por excelencia; así afirmaban con su sim, mientras que nosotros nos quedábamos con un parco sí. Quizás les llegó un remordimiento postrero y aunque lo mantuvieron en la grafía, no lo pronunciaban. Distintivo de una nasalidad a la francesa. ¿Guiño, pasando por encima de nosotros, al vecino transpirenaico? Por ello, Amália Rodrigues se escandalizaba y pedía a la capital de su país: Lisboa não sejas francesa, tu és portuguesa, tu es só para nós.

            Nadie domina el abecedario si no gobierna sobre las vocales. Aquí también quisieron ser primeros. Se hizo, no obstante, un acuerdo previo; se estableció una zona de no beligerancia, una muestra de amabilidad. La “a” sería de todos; todos usarían de ella con prodigalidad, pues con ella se construye madre y mãe, que es en definitiva donde empieza la vida. Tras este gesto de fair-play, siglos antes de que se acuñara el término, se reanudaron las hostilidades.

            Los lusos eligieron para sí la “e”, dejándonos la “i”. Después, un cierto arrepentimiento les hizo otorgar a la “e” propiedades de “i”. Comprendieron que la conjunción copulativa en español, “y” era mucho más elegante; así le dieron esta gracia a su austera “e”.

            Eligieron de nuevo, aquí no podemos equivocarnos pensaron y adoptaron la “o”, dejándonos la “u” ya que sus referentes, los franceses la pronunciaban tan cursi. De nuevo, otra vez tarde, comprendieron que una “u” pronunciada a tiempo, tampoco deslucía y le concedieron a la mentada “o” esta propiedad. Tan contentos quedaron del trueque que lo emplearon, por partida doble, para su adorado país; así Portugal se lee [Purtugal] *.

            Tras este trueque, les llegó otro nuevo arrepentimiento y quisieron reafirmarse en el sonido “o” que, como se sabe, es el más redondo de todos. De nuevo recurrieron a una treta “a la francesa”, pero invertida. Así como nuestros vecinos del norte para conseguir una “u” que diera verdadero miedo, le antecedieron una “o”, formando el dígrafo “ou”= [u]*, nuestros vecinos del este adoptaron el mismo dígrafo para el sonido [o]. Sou de Portugal [Só de Purtugal]*.

            Tras esta guerra de la vocales, una vez conseguidas, al igual que un pueblo, en este caso el español, que anduvo reclamando una vacuna contra la gripe aviar y, una vez conseguida, proclamó: ¡Ahora no la quiero!, así nuestros amigos, los portugueses decidieron comerse las vocales uniendo consonantes. ¿Al estilo germánico? ¿Quién sabe?, pero esto es objeto de otra historia.

            A la espera de una nueva entrega, nos despedimos con un manifiesto: Eu gosto muito de português!

 EL-REPARTO-web

            Manuel de Portugal

[ ] * Algunas transcripciones fonéticas, más que libres, son libérrimas.